Saltar al contenido

San Fintán

San Fintán

San Fintán es un santo de la iglesia católica quien vivió durante los siglos V y VI; es conocido por ser uno de los santos más importantes de Irlanda, su contribución y trabajo pastoral fue crucial para establecer e impulsar la vida monástica en dicha región y por eso san Fintán es llamado “padre de los monjes irlandeses”. Era un hombre virtuoso desde su infancia, con dones y virtudes cristianas, penitente y austero, al mismo tiempo que era bondadoso y gentil con sus hermanos y con los devotos. De sus monasterios, salieron grandes religiosos. Se dice que san Fintán fue un hombre tan virtuoso  y disciplinado como lo fue San Benito.

Fintán nació aproximadamente en el año 524, en la provincia de Leinster de Irlanda. Creció en el seno de una familia de fieles devotos cristianos que sembraron la fe católica. Desde muy temprana edad, Fintán fue bendecido con extraordinarios dones, entre ellos el don de la profecía, por lo que sus padres confiaron su educación a san Columbano de Tir de Glass, quien lo educó en las virtudes religiosas y lo preparó para ser un monje ejemplar.

En su juventud, Fintán se marchó en un retiro espiritual al desierto, para vivir con gran austeridad. Su fama de santo se esparció, y pronto, muchos fieles y religiosos se animaron a visitarlo y seguirlo. Además, realizaba prodigios y milagros. Así fue como san Fintán fue haciéndose de discípulos, y con estos se trasladó al monasterio en Clonenag fundado por su maestro, Columba, quien lo nombró prior de dicha comunidad en el año 548.

San Fintán reforzó las reglas de la comunidad monástica, en especial la vida penitente, la oración, el ayuno, y el trabajo en el campo para conseguir sustento para sus necesidades básicas. Sus discípulos eran famosos por alimentarse solo de hierbas y agua. Muchos estaban debilitados físicamente y cansados por un trabajo tan duro y poco alimento. Solicitaron mejoras para el convento, y el mismo san Fintán las apoyó, mejorando y haciendo crecer el monasterio de Clonenagh, no obstante, San Fintán continúo con sus prácticas arduas.

San Fintán falleció el 17 de febrero del año 603. Es recordado como uno de los tres santos patrones del condado de Laois junto con Colman Mac ua Laoise y Mochua de Timahoe.