Saltar al contenido

Oración a San Fermín de Gévaudan

oraciuon a San-Fermin-de-Gevaudan

San Fermín de Gévaudan fue un religioso de la iglesia católica, quien probablemente vivió durante el siglo III en la región de Gévaudan de cuya diócesis era obispo, situada hoy en día en el departamento de Lozère al sur de Francia.

La historia de la vida de este santo se cuenta a través de tradiciones y noticias que se han recopilado a lo largo de los años. Un relato nos cuenta que san Fermín proveniente de una familia noble francesa, desde joven se interesó por seguir el camino religioso, así fue como terminó por ordenarse sacerdote y profundizar en estudios de filosofía y teología.

Llegando a mediados del siglo III, san Fermín fue designado para ser obispo de la diócesis de Mendé o Gévaudan (Francia). En dicha localidad, se encargó de defender la fe por la religión cristiana aun en contra los ritos paganos y de las amenazas hacia su persona, además trabajó por los pobres, enfermos y necesitados.

Se encontraba en tiempos del emperador Valeriano y del emperador Galieno. A mediados del siglo III la diócesis sufrió un ataque por alamanes, quienes eran pueblos de una tribu germánica del norte de Europa enemistada con el imperio romano, esta tribu era comandada por el jefe Chroco (ó Croco), y de esta incursión en la ciudad, san Fermín resultó muerto.

El resto de los datos biográficos de san Fermín son desconocidos; se ha registrado que su sucesor en la diócesis fue san Privat, aunque existe contradicción en las posibles datas de vida de estos santos.