Saltar al contenido

Oración a San Félix Obispo de Nantes

San Felix de Nantes fue un religioso y obispo francés nacido durante el siglo V. Entre sus obras pastorales se destaca la construcción de la Catedral de Nantes.

San Félix nación de una familia noble de Aquitania, una localidad al suroeste de Francia. Desde joven manifestó el deseo de su vocación religiosa, guardaba cualidades que lo caracterizaban por ser un hombre pacífico, sabio y culto, observador y virtuoso.

Curso estudios de teología y filosofía, y con apenas 33 años de edad fue electo como obispo de Nantes en el año 459. Algunas historias cuentan que antes de esto, san Félix había estado casado, pero la noble que fuera su mujer se retiró a un convento y el santo pasó entonces a iniciar su vida por completo religiosa acabando por aceptar el cargo de obispo.

En ese momento, el proyecto de la construcción de la catedral de Nantes ya se encontraba sobre la mena, por lo que san Félix lo continúo y lo culminó.

San Félix fue uno de los obispos más importantes de la ciudad de Nantes. Su personalidad se caracterizaba por gran celo y disciplina, además de llevar a cabo una excelente administración de la diócesis. Era un hombre caritativo y generoso, dispuesto a ayudar a los necesitados sin límites, a trabajar por el servicio y bienestar de los pobres, y realizó muchas obras de beneficencia pública.

San Félix de Nantes falleció el 6 de enero del año 582.  Aunque durante mucho tiempo se celebró su fiesta el 7 de julio, hoy en día es costumbre hacerlo el 6 de enero.