Saltar al contenido

Oración a San Expedito para bendecir el hogar y la familia

Oración a San Expedito para bendecir el hogar y la familia

San Expedito ruego que mediante el poder que recibiste del Padre por tu obediencia, entrega y santidad en este mundo, te dignes impartir tu bendición sobre mi hogar, familia, bienes materiales y actividades, te consagro la integridad de cada miembro de mi familia, lo que somos y podemos llegar a ser para que nada sea destruido ni cambiado negativamente y los planes del Creador en cada uno de nosotros, fluyan según su voluntad y no la del enemigo; hasta cuando el enemigo habrá de tener poder sobre mi vida y mis seres queridos. 

Poderoso San Expedito, es mi voluntad y mi necesidad que tu entres en mi hogar y familia con tu gracia que has ganado en el cielo, me llenes con ella para que yo pueda gozar de tu bendición, extenderla a mis seres queridos, hogar y familia y no darle parte al poder del mal sobre lo más sagrado y lo que más amo junto con mis seres queridos; acaso debo estar a disposición del mal cuando puedo recibir de tu poder auxilio, gracia y bendición. 

Al poder celestial por tu intercesión San Expedito presento mi ser y la integridad de cada miembro de mi familia, mi hogar y mis bienes, tú no me negarás tu bendición glorioso santo de Dios, acaso no gozas de todo poder y gracia al lado del Creador. San Expedito intercede, bendice y lleva como mensaje al Todopoderoso las palabras de esta oración, haz de mi súplica para el Padre mediante esta oración, una canción.

San Expedito, suplico todo tu poder, tu bondad y tu bendición, toma cada lugar visible o invisible en mi hogar, extiende tu gracia y bendición sobre todo lo que amo, me hace bien y deseo conservar; cuantas veces he buscado ser asistido por el bien sobrenatural que viene de lo alto pero no he hallado quien me sirva de mediador, San Expedito, no abandones las palabras desesperadas de esta oración, mira tu mi buena intención, gracias te doy desde mi corazón por regalarme tu atención, ten presente y no abandones nunca mi hogar y mi familia, más bien guardarlos, protégelos y todos los días entregarlos al Padre. Amen.