Saltar al contenido

Oración a San Eugenio I

Eugenio I fue el papa de la iglesia católica N° 75, su mandato ocupó parte del período de su antecesor, desde el año 654 hasta el 657.

Eugenio I llegó a la Silla de San Pedro “impuesto” por el emperador Constante II luego de haber apresado y acusado injustamente a Martín I, quizás por esto, algunos relatos hablan del mandato de Eugenio como un período de sumisión y condescendencia con el trono. Aunque es cierto que Eugenio I no se posicionó enérgica y abiertamente contra el monotelismo, como sus predecesores, si brindó honores a la memoria de San Martín apuntando la forma injusta en como el emperador había actuado en su contra. Su fiesta litúrgica se celebra el 2 de junio.

Eugenio I nacido en Roma a finales del siglo VI, era hijo de un sacerdote y presbítero romano, esto hizo que desde joven adoptase la vida de religioso cristiano y se uniera al clero. Era un hombre fiel, bondadoso, gentil y generoso.

Tras la salida forzosa del papa Martín acusado por el emperador, Eugenio I fue consagrado en el trono papal con la aprobación de Constante II, el 10 de agosto del año 654, cuando el papa Martin se encontraba en viaje a Constantinopla para su martirio. Es probable que aun en contra de su voluntad, ni el clero ni Eugenio se posicionasen en contra de este nombramiento, pensando que era lo más prudente ante la situación de San Martín, y también para no verse expuestos al riesgo de colocar un papa monotelista que fracturase aún más la iglesia en Roma.

Aunque se condujo con cautela y prudencia, el papa Eugenio I escribió su profesión de fe y la mandó al emperador Constante II, pero esta carta fue interceptada por seguidores de Pedro, patriarca de Constantinopla, quien convenció al emperador de que sugerir al papa romano, establecer comunión con Constantinopla, donde reinaba el monotelismo.

Así una carta en respuesta de Pedro, dirigida al papa Eugenio, le sugería tal acto de acercamiento, sin embargo, tanto el clero como el mismo papa se negaron a apoyar doctrinas herejes. Eugenio I contestó con un escrito donde destacaba las persecuciones e injusticias a las que había sido sometido Martín I por parte del trono y los hizo públicos.

Se avecinaba sobre Eugenio un destino igual al de su predecesor, pero falleció antes de ser depuesto el 2 de junio del año 257.