Saltar al contenido

Oración a San Efrén de Siria

san-efren-de-siria

San Efrén de Siria es el único escritor eclesiástico y diácono, reconocido por el catolicismo como “Doctor de la Iglesia” de dicha nacionalidad. Desde un punto de vista más afectivo, San Efrén de Siria es conocido también como “el arpa del Espíritu Santo”, por utilizar la música como otro medio para honrar a Dios y para la oración, llamando así a muchos paganos a la conversión al cristianismo.

Su fiesta se celebra cada 9 de junio. Haciendo honor a su nombre, que significa “el que da fruto”, se convirtió en un gran maestro de la fe católica, fue un conocido orador, comentarista y poeta. En el año de 1920, alcanzó el título de Doctor de la Iglesia Universal; con sus himnos y homilías San Efrén hacía una experiencia enriquecedora y gratificante el conocer la palabra de Dios. Se dedicó durante su vida a profundizar sus conocimientos sobre las Sagradas Escrituras y en los grandes misterios de la fe.

Nacido en la región de Nísibis (Turquía) en el año 306, se bautizó a los 18 años y comenzó una vida religiosa al lado del obispo de la región, San Jacobo. Su trabajo en la fe católico resalta por el arte de hacer de las oraciones poesías. En aquella época, los paganos utilizaban la música como medio para difundir creencias falsas, así que Efrén se propuso utilizar estos medios para desarrollar cánticos sagrados que complementaran el culto público, escribió muchos cantos, y los presentó en las iglesias, acciones las cuales lo llevaron a ser llamado “el arpa del Espíritu Santo”.

Entre sus cualidades resalta también la gran humildad y amor al servicio que tenía, uno de los ejemplos es su actuación en los acontecimientos que ocurrieron durante la gran hambruna que se desató en la región entre los años 372 y 373, San Efrén, conmovido por la situación y el sufrimiento de los pobres, se ofreció como administrador justo de los bienes de los ricos para compartirlos con los necesitados.

San Efrén de Siria es un importante personaje del catolicismo, tanto por sus virtudes humanas y religiosas como por su trabajo y dedicación al servicio de la fe.

Oración de San Efrén de Siria a nuestra madre Maria

Madre de Dios, llena de gracia, tú eres la gloria de nuestra naturaleza, el canal de todos los bienes, la reina de todas las cosas después de la Trinidad…, la mediadora del mundo después del Mediador.

Tú eres el puente misterioso que une la tierra con el cielo, la llave que nos abre las puertas del paraíso, nuestra abogada, nuestra mediadora.

Mira mi fe, mira mis piadosos anhelos y acuérdate de tu misericordia y de tu poder.

Madre de Aquel que es el único misericordioso y bueno, acoge mi alma en mi miseria y, por tu mediación, hazla digna de estar un día a la diestra de tu único Hijo.

Amén

Oración a San Efrén de Siria

San Efrén de Siria, ejemplo de vida ante Dios, mírame soy un ser lleno de vicios y que además no merezco ni alzar la mirada al cielo debido a mi pecado y la miseria, te ruego entre a mi vida para que me muestres tu santidad, me enseñes a vivirla, déjame ver tus virtudes y dime como poseerlas; cuánto he deseado el logro de la santidad como tu lo fuiste en la tierra, quien mas si no tú podrá conducirme a través de su fidelidad al cielo eterno.

San Efrén de Siria, no esperes encontrar en mí algún mérito, ni bondad alguna, solo ven con tu santidad y borra la miseria y la huella de maldad y pecado que cargo sobre mi ser, la tragedia que me causa mi desobediencia; de cuánta alegría y plenitud gozas hoy en el cielo, acaso seré algún día por tu intercesión partícipe de las bienaventuranzas eternas a tu lado. San Efrén de Siria intercede todos los días y en todo momento por mis necesidades materiales y espirituales.

San Efrén de Siria, ruego que con tu sabiduría me sostengas en este mundo en medio de las cargas y adversidades que soporto, toma este ser material y espiritual lleno de dudas, vacío de fe y amor, cuán difícil es para mi sobrellevar el peso de mis malas acciones y mis equivocadas decisiones; dame la gracia de confiar toda necesidad y dificultad a tu intercesión ya que en la plenitud de la eternidad donde vives todo te es posible por medio del poder celestial; acaso estaré sometido toda mi vida a mover solo el peso de mi abandono.

Que yo nunca me canse de desear las alegrías y los favores eternos creados como regalo para todo aquel que cree, ama y es fiel, por eso me acojo a tu poder y a tu mediación sabiendo que no te ha de importar quién soy sino que puedo llegar a ser para el Creador y dueño de todo; San Efrén de Siria, ven pronto, no tardes mas, acaso no somos hijos del mismo Dios de amor que reparte a todos su gracia y ama a todos sus hijos.

San Efrén de Siria, toma mi cuerpo, alma y mi existencia y mantenme en tu presencia.

Amen