Saltar al contenido

Oración a San Dono

Dono fue el papa de la iglesia católica N° 78, quien estuvo a cargo de la Santa Sede durante el período del 676 al 678. En este tiempo, el clima de paz relativa que rodeaba la sociedad permitió la recuperación arquitectónica de Roma y de las instituciones de la iglesia.

Dono consiguió una temporal independencia papal, libre de los intereses del trono, además luchó contra doctrinas herejes y acabó con cismas que amenazaban con fracturar la estructura eclesiástica. La festividad de su memoria se recuerda el 11 de abril.

 Dono nació en la ciudad de Roma, probablemente a comienzos del siglo VII. Desde joven manifestó interés por la vida de servicio religioso, haciéndose en poco tiempo una importante figura en la iglesia católica. Se piensa que al cabo de unos años se trasladó a Roma donde se ordenó como presbítero.

Su pontificado inicia el 2 de noviembre del año 676 cuando es electo para dicho cargo. De inmediato, comenzó sus esfuerzos destinados a fortalecer la autoridad de la iglesia católica y su sede en Roma, y a preservar el patrimonio para las futuras generaciones.

Dono debió enfrentarse al cisma de Rávena, provocado por que su arzobispo exigía independencia de la sede y autonomía exclusiva de la misma. Dicho conflicto fue resuelto, al igual que la victoria sobre la herejía monotelista que había ocasionado divisiones en la propia iglesia católica. Así, el papa Dono recuperó la estabilidad de la estructura eclesiástica en Roma, y logró separar el poder religioso de la influencia de los emperadores.

Igualmente importante fue la construcción de escuelas en varias diócesis de la vecindad, tales como Tréveris (Alemania) y Cambridge (Inglaterra), haciéndose cargo las iglesias del fomento a la educación. Otra destacable obra fue la restauración arquitectónica de la ciudad de Roma y sus templos religiosos, a manera de preservar el patrimonio para las siguientes generaciones de fieles.

Luego de este breve período de 2 años, el papa Dono falleció el 11 de abril del año 678, y su cuerpo se sepultó en la basílica de San Pedro.