Saltar al contenido

Oración a San Dámaso

Califique estas oraciones

Fue un Sumo Pontífice de la iglesia católica que se dio a conocer por ser el redactor de los epitafios o lápidas que fueron grabadas en los sepulcros de los grandes mártires del cristianismo, en las catacumbas de la ciudad de Roma.

san-damaso

San Dámaso provenía de una familia española. Comenzó su formación sacerdotal y religiosa, en la cual alcanzó puestos importantes como el ser secretario de reconocidos pontífices, entre ellos San Liberio, san Félix. Fue elegido como Papa en el año 366, haciéndole honor a su nombre, Dámaso, el cual se traduce como “el domador”, ya que verdaderamente tuvo que emprender una lucha por domar Roma a causa de una despiadada rebelión que se levantó en su contra en la ciudad.

Se rodeó de personajes religiosos importantes que lo ayudaron en su misión apostólica. Entre estos, su secretario fue el conocido San Jerónimo, a quien le dio la tarea de traducir las Sagradas Escrituras al idioma popular, latín, de ahí surge la traducción “vulgata” de la Biblia, que significa “vulgar, popular”, y la Iglesia Católica utilizó por casi quince siglos.

Se describe a San Dámaso como un hombre puro, fuerte de carácter, firme y fiel a su convicción religiosa y a su lucha por la fe y la misión apostólica, además, era un gran poeta. El mismo San Dámaso redactó su epitafio, de la siguiente manera: “Yo, Dámaso, hubiese querido ser sepultado junto a los santos, pero tuve miedo de ofenderles. Espero que Jesucristo, como resucitó a Lázaro, me resucite a mi también en el último día”.

San Dámaso se refería a la palabra de Dios como “un dulce manjar para la vida”, se ha dicho que de él provienen algunas conocidas oraciones católicas, como “el Gloria”. Su pontificado se caracterizó por la preocupación de encargar obispos, misioneros, en todas las naciones que reconocieran a la iglesia católica.

Finalmente, San Dámaso fallece a los ochenta años, un día 11 de diciembre del año 384, en una tumba humilde y lejos de los santos como él lo solicitó. Años más tarde, sobre su sepulcro se construyó en Roma la basílica de San Dámaso.

Oración a San Dámaso para pedir ayuda

Oh glorioso Papa san Dámaso, que junto a san Jerónimo tanto hiciste por el cristianismo y amaste fielmente a la Iglesia en los tiempos difíciles, mandaste traducir la Biblia al idioma popular, diste gloria y promoviste el culto de los numerosos mártires que entregaron la vida por su fe haciendo grabar sus nombres para que no fueran olvidados
en lapidas en las catacumbas de Roma, alzaste iglesias y catedrales y nos legaste, entre otras, la oración:

“Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos, amén”, yo quiero glorificar a la Santísima Trinidad contigo y pedir tu intercesión para alivio de mis males.

Oh venerable y ejemplar San Dámaso, que por tu digna, leal y virtuosa vida y los sufrimientos en tu suplicio mereciste estar junto a los elegidos de Dios, te rogamos tu valiosa ayuda y protección para conseguir de Dios Nuestro Señor mitigue y haga desaparecer nuestras cargas y sufrimientos, que Él sabe son muchos y lo que nos afligen; pide por los que llegamos a ti con esperanza,  y que tus oraciones nos sirvan para conseguir del Altísimo los bienes y favores necesarios para dejar atrás todo lo que nos hace padecer, en especial solicitamos que nos sea concedido:

(decir el problema y la solución que se quiere conseguir).

San Dámaso bueno y distinguido, esperamos confiadamente tu auxilio y protección, para salir adelante en estos momentos difíciles, atiende sin demora nuestro pedido y ruega encarecidamente a Dios no deje de asistirnos, pues sin Él, que es todo misericordia y bondad y está atento a las desgracias e infortunios de sus hijos, no es posible que salgamos de tanta pena.

San Dámaso bendito, intercede con tu generosidad y pide auxilio ante la Santísima Trinidad para mitigar nuestras necesidades y carencias, nuestras adversidades y problemas.

Por nuestro Señor Jesucristo, que vive y reina con Dios Padre, en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

Amén.

Rezar tres Padres Nuestros y siete Glorias.

Oración a San Dámaso para aliviar el sufrimiento

Concédenos la gracia, Señor, de glorificarte siempre por el triunfo de tus mártires, a quienes profesó devoción entrañable el papa san Dámaso I.

Oh venerable y Santo San Dámaso, que por tu ejemplar vida y los sufrimientos en tu suplicio mereciste estar junto a los elegidos de Dios.

Te rogamos tu intercesión para conseguir de Dios Nuestro Señor el elivio de nuestras cargas y sufrimientos que tu sabes son muchos.

Esperamos con tu ayuda, salir adelante en estos momentos difíciles.

San Dámaso Bendito, tu que conociste el sufrimiento, intercede para aliviar el nuestro a Dios nuestro Padre.

Por nuestro Señor Jesucristo, que vive y reina con Dios Padre, en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

Amén