Saltar al contenido

Oración a San Dacio

San Dacio fue un religioso católico, y obispo bizantino, quien vivió durante el siglo VI; su festividad se celebra el 14 de enero. Participó en el Cisma de los Tres Capítulos promovido por el papa Vigilio en el intento de unir a los cristianos no calcedonios de Siria y Egipto, con la iglesia ortodoxa oriental. Su episcopado duro 22 años, a su muerte fue sepultado en Liguria.

San Dacio nació en el siglo VI, probablemente a comienzos. Su vida transcurrió en tiempos de conflictos entre las corrientes cristianas. Comenzó desde joven su camino religioso, siendo nombrado obispo en el año 530, en la diócesis de Milán. Se dedicó a defender con esmero y rectitud los intereses de la iglesia.

Social y políticamente, la ciudad de Milán se encontraba bajo la amenaza del ataque de los godos, ante esto, el obispo Dacio, tuvo que aliarse con el emperador bizantino Belisario en un intento por proteger la ciudad; no obstante, el emperador no pudo enviarle refuerzos antes del ataque, resultando la ciudad destruida y saqueada.

San Dacio cayó preso, liberado posteriormente por intermedio de su amigo Casiodoro, un hombre de gran influencia. Pero, desafortunadamente, San Dacio sería expulsado de su diócesis por el rey Teodoto de los ostrogodos, por lo cual, Dacio tuvo que refugiarse en la ciudad de Constantinopla. Estando ahí, alrededor del año 545, trabajó en la defensa y el apoyo del papa Vigilio en contra de Justiniano, emperador del imperio romano de oriente, durante el Cisma de los Tres Capítulos.

Finalmente, parece que san Dacio falleció el 5 de febrero del año 550 en la ciudad de Constantinopla. Tiempo después, sus restos serían trasladados a su diócesis en la ciudad de Milán.