Saltar al contenido

Oración a San Convoión

San Convoión  fue un religioso de la iglesia católica conocido por ser un abad perteneciente a la Orden de San Benito, quien vivió durante el siglo VIII y IX.

Nació en la localidad de Comblessac, ubicada en la región montañosa de Bretaña situada al noroeste de Francia, aproximadamente en el año 788. Pertenecía a una familia noble y de buena posición. Desde joven sintió el deseo de tomar los votos e inició sus estudios religiosos, ganándose la estima del obispo de Vannes, quien una vez ordenado sacerdote, lo nombró archidiácono.

Aunque era un religioso obediente y ejemplar, san Convoión prefería en su corazón el servicio a Dios de una manera más discreta, retirada y austera. Por esta razón, en el año 832 renunció a su cargo y se trasladó hasta la localidad de Rodon (ó Redon) también de la diócesis de Vannes. A su causa se sumaron otros sacerdotes por lo que decidieron a fundación de un monasterio en la nueva localidad.

El monasterio de San Mauro, como se llamó, se inclinó por la regla benedictina. Tras algunos años de lucha para que se reconociera la fundación de dicho monasterio por parte del emperador Luis, finalmente en el 834, por la mediación de Nomenoe, un funcionario imperial que apreciaba a San Convoión, se logró el reconocimiento del monasterio, ahora con el nombre de San Salvador.

Poco a poco el número de afectos fue creciendo. No obstante, Rodon no era una localidad pacífica, debido a los constantes ataques de los normandos contra la ciudad, por tal motivo, Convoión y otros monjes se trasladaron a Saint Maixent de Plélan, a unos terrenos que le habían sido donados por el príncipe Salomón, donde fundaron una nueva sede del monasterio en el año 854.  San Convoión permaneció en esta localidad hasta su muerte el 5 de enero del año 868.

Sus restos se trasladaron a Redon, pero en la época de la Revolución Francesa fueron profanados. En el calendario romano se adoptó la fecha del 5 de enero para celebrar su fiesta.