Saltar al contenido

Oración a San Constancio de Perugia

oracion a San-Constancio-de-Perugia

San Constancio de Perugia fue un religioso de la iglesia católica quien vivió durante el siglo II, este santo italiano fue un joven mártir romano quien a temprana edad llegó a ser un importante religioso, pero vivió en el tiempo de las persecuciones contra los cristianos por parte de antonino siendo capturado junto a sus compañeros de fe y martirizado. Su fiesta litúrgica se celebra el 29 de enero.

Constancio nació en la primera mitad del siglo II, probablemente en Perugia, la capital italiana de la región de Umbría. Desde joven tomó el camino religioso siendo sacerdote con menos de 30 años de edad.

Seguidamente, Constancio fue consagrado como el primer obispo de la diócesis de Perugia, en un tiempo donde la iglesia católica se veía amenazada por las terribles persecuciones contra los cristianos ordenadas por el emperador Antonino. A pesar de ello, Constancio se esmeraba con fe por mantener la fe cristiana, evangelizando activamente y cuidando de los pobres y necesitados.

En una ocasión el obispo fue arrestado y presentado ante el cónsul Lucio, acusado de promover rebelión con sus actos de predicación. El gobernador lo condenó ser azotado y luego fue puesto en un horno junto con otro grupo de cristianos que habían sido capturados, de este castigo salieron ilesos.

Furioso, el cónsul ordenó encerrarlo en una celda de condiciones inhumanas sin comida, pero con su fe, el obispo Constancio convirtió a la religión a los guardias que lo custodiaban quienes le ayudaron a escaparse. Una vez en libertad, fue auxiliado por un cristiano de nombre Anastasio quien lo hospedo en su casa.

Al cabo de un tiempo, tanto Constancio como Anastasio fueron arrestados y llevados a las cárceles de Asís y Spello donde los azotaron y torturaron. Finalmente se ordenó la ejecución de Constancio quien murió en Foligno al ser decapitado en el año 170.

Su culto se extendió desde la región de Umbría a otras partes de Italia. En el año 1781 se reconocieron oficialmente sus reliquias y fueron trasladadas, en 1825, a la actual iglesia de San Constancio.