Saltar al contenido

Oración a San Cono de Teggiano

Oracion a san cono teggiano

San Cono es un santo nacido en una pequeña aldea de la región de Salerno en Italia, conocido como Teggiano.

Oraciones a San Cono

San Cono de Teggiano

Se tiene poca información con exactitud sobre su origen, la historia cuenta que sus padres venían desde hace tiempo deseando un hijo, una noche, ambos soñaron que brotaban llamaradas. Inquietados por el sueño, los padres buscaron asesoría en un sacerdote, quien les dijo que el  sueño significaba que a pesar de la edad avanzada tendrían un hijo que sería un personaje importante. Así esperaron al pequeño Cono, le dieron este nombre porque se traduce como “algo perfecto”. Desde muy pequeño manifestó su vocación por la santidad.

Quiso ingresar al monasterio benedictino de San Nicolás, pero el superior no lo aceptó conociendo su historia y cuánto habían esperado sus padres por un niño. A  pesar de esto, San Cono seguía impaciente por ingresar al monasterio; decidió fugarse y escondido de sus padres ir a otra ciudad, al monasterio de Santa María de Cadossa, teniendo que esconderse en el horno de pan para no ser encontrado por sus padres, casi muere quemado, por lo que luego de este sacrificio, sus padres entendieron y aceptaron su vocación.

Así, el joven se convirtió en fray Cono, un siervo apegado a la oración, un trabajador humilde, se encargaba de la cocina, de la limpieza, de atender el huerto. Se dice que durante su vida en el convento realizo diversos milagros. La noche en que falleció, estaba cenando con sus compañeros, cuando escuchó una voz que lo llamaba, esa noche entrego su alma al Señor, era el 3 de Junio de 1872.

Luego de su muerte sus restos fueron dirigidos por una carreta tirada por bueyes sin conductor, que fue hasta la plaza de Diano donde se edificó una estatua de bronce y sus restos fueron conservados en la capilla. Años más tarde, un catastrófico terremoto azotó la ciudad, la única estructura que se salvó fue la capilla con los restos de San Cono.

También se le atribuyen cualidades como el ayudar a ganar la lotería, el interpretar los sueños, y una serie de otros milagros.