Saltar al contenido

Oración a San Ciro

Oracion a san siro

San Ciro es un santo mártir de la iglesia católica que probablemente vivió en el siglo IV. Su historia se cuenta paralela a la de San Juan. Su festividad se celebra el 7 de enero aunque en otras fechas de acuerdo a los martirologios se encuentra el 31 de enero, y el día de la Pascua para la iglesia Ortodoxa, el 28 de junio.

Los relatos cuentan que probablemente san Ciro nació en la segunda mitad del siglo III en la ciudad de Alejandría. Se dedicó a una vida de servicio, estudiaba y practicaba la medicina, además, tenía un taller que convirtió en un templo espiritual.

San Ciro cuidaba y trataba a los enfermos gratuitamente y también se dedicaba a la fe en su labor apostólica, evangelizó a muchos paganos que llevó al cristianismo.

Vivió en tiempos del emperador Diocleciano, cuando los cristianos sufrían terribles persecuciones. San Ciro fue acusado por el prefecto de la ciudad a causa de su religión, por lo que tuvo que huir a Arabia, y se refugió en un pueblo llamado Tzoten. En esta localidad ingresó al monasterio para dedicarse a una vida de desarrollo espiritual y a la práctica del ascetismo.

En aquellos días sucedió que tres jóvenes vírgenes fueron apresadas en Canopus y llevadas a Alejandría por Diocleciano a causa de su fe, santa Teoctista, Theodota, y Theodossia, junto con su madre Athanasia. San Ciro y san Juan, temiendo por la fe de estas cristianas fueron a consolarlas y alentarlas, sin embargo, ellos también fueron apresados, sometidos a terribles torturas y finalmente decapitados el 31 de enero del año 304 o 311.

El cuerpo de San Ciro y de San Juan descansa en la iglesia de San Marcos Evangelista en Alejandría.