Saltar al contenido

Oración a San Cipriano para desesperar a un hombre

La Oración a San Cipriano para desesperar a un hombre es una oración poderosa que hará que ese hombre especial en tu vida te llame de nuevo, para darle un giro a su vida y que en su mente solo exista tu.

oracion a san-cipriano

Oración a San Cipriano para desesperar a un hombre

Por el inmenso poder de San Cipriano y el poder de las 3 almas que velan a San Cipriano, te ruego que (Nombre completo de él) vendrá ahora mismo detrás demí (tu nombre completo), llegará arrastrándose y enamorado, completamente lleno de amor, de ansias de volver a mi lado, de pedirme perdón por mentirme, de solicitarme en noviazgo y más tarde en matrimonio lo más pronto posible.

¡San Cipriano! Aleja física y emocionalmente de (nombre de él) cualquier mujer por la cual él pueda estar sintiendo atracción o que le esté seduciendo.

Has que él me busque hoy, en este mismo instante, anhelando con todo su ser, estar a mi lado, que él tenga la convicción de que yo (tu nombre completo) soy y seré por siempre, la mujer perfecta para él, que (nombre de él) me tenga presente en sus pensamientos en todo momento y tenga la certeza de que no puede, ni podrá vivir sin mí.

Que ahora en donde quiera que este, sin importar con quien (nombre completo de él), ansíe verme, oírme, respirar mi olor, acariciarme con pasión, abrazarme con amor, besarme con ternura, velarme en mi descanso, defenderme en todo momento, protegerme como a su más grande tesoro y amarme las 24 horas del día por el resto de su vida.

Milagroso San Cipriano, has que (di el nombre de él) sienta por mí en todo su ser y cuerpo, un deseo incontrolable, como nunca jamás sintió ni sentirá por otra mujer.

Que sienta pasión únicamente por mí, que solo conmigo su cuerpo se descontrole en todo su esplendor y que solo tenga tranquilidad y sienta paz mientras está bien conmigo.

Agradecida infinitamente a ti poderoso y bendito San Cipriano, por estar trabajando desde ya en mi petición, por ello prometo divulgar con esa misma fe que me hizo acudir a ti y la cual sigo sintiendo en este momento ¡Tu nombre San Cipriano! Lo hare en pago, por el grandísimo favor que se con toda certeza, me estás concediendo, al amansar y dominar a (nombre de él) trayéndolo de nuevo a mí, completamente enamorado, cariñoso, fiel, comprensivo, dedicado, sincero y leal.

Amén.

Adquiere aquí tus recuerdos de San Cipriano