Saltar al contenido

San Cecilio de Granada

San Cecilio de Granada, Mártir

San Cecilio de Granada es uno de los santos de la iglesia católica que data de los primeros siglos del surgimiento del cristianismo (siglos I y II), sería uno de los discípulos del apóstol Santiago que fue enviado a evangelizar varias regiones de Hispania, encargo hecho directamente por San Pedro y San Pablo. Desde el siglo XVI, San Cecilio es recordado cada 1 de febrero como el patrón de la diócesis de Granada.

Cecilio nació probablemente en el siglo I. Habría sido evangelizado directamente por el apóstol Santiago de quien fue discípulo y junto con otros clérigos, formó parte del grupo de los siete varones apostólicos. Estos eran siete discípulos de Santiago el Mayor que fueron ordenados obispos en Roma y designados por San Pablo y San Pedro, para marchar en campañas de evangelización por la región de Hispania. Los nombres de los otros obispos eran Torcuato, Tesifonte, Indalecio, Segundo, Eufrasio y Hesiquio.

San Cecilio es considerado el primer obispo de Ilíberis. Probablemente murió martirizado a comienzos del siglo II.

Su historia comienza a ser conocida luego de que entre 1588 y 1599 se encontraran unas reliquias en la Torre Turpiana y en el Sacromonte, entre las cuales estaban las cenizas de San Cecilio, con una placa que hacía referencia a su martirio durante el imperio de Nerón. Desde entonces la historia de este santo alcanzó gran popularidad en la comunidad cristiana de dicha región.

En el año 1600 las reliquias se declararon auténticas y su culto fue confirmado por el papa Inocencio XI en el año 1682.