Saltar al contenido

Oración a San Carlos de San Andrés Houben

El beato Carlos de San Andrés Houben, nació el 11 de diciembre del año 1821 en la villa de Munstergeleen, una comunidad de la provincia holandesa de Limburgo, y durante su bautismo le fue dado el nombre de Juan Andrés Houben.

oracion a san Carlos-de-San-andres-Houben

Desde niño se evidenciaba en él un carácter reservado y humilde, manifestaba su voluntad de ser sacerdote y a temprana edad recibió los sacramentos de la primera comunión y la confirmación. Comenzó a estudiar teología en Sittard y continuó en Broeksittard, sin embargo, en 1840 tuvo que interrumpirlos para prestar servició militar.

Estando en el cuartel de Bergen-op-Zoom en el año 1841 escuchó hablar de la Congregación de la Pasión. Al culminar el servició militar regresó para terminar sus estudios y aun conservando el deseo espiritual, pidió ser admitido en la congregación de los pasionistas, siendo aceptado en el noviciado de Ere el 5 de noviembre de 1845.

Un año más tarde, en diciembre de 1846, ahora con el nombre de Carlos de San Andrés emitió sus votos. Completo sus estudios en filosofía y teología y fue ordenado como sacerdote el 21 de diciembre de 1850. Luego de esto fue enviado a Inglaterra.

En Broadway era vicemaestro de los novicios, y luego fue sacerdote de la parroquia de San Wilfrido, hasta que en 1856 fue trasladado al convento de Mount Argus, cerca de Dublín (Irlanda), al cual Carlos de San Andrés había ayudado a fundar. En este lugar, el sacerdote se dio a conocer como un religioso bondadoso y lleno de piedad, trabajo por el servicio a los enfermos, y la ayuda a los más necesitados. Escribió conmovedoras oraciones que recitaba para bendecir a los moribundos; atraídos por la fama de su bondad, muchos feligreses lo visitaban.

Sin embargo, en los últimos años de su vida padeció de una terrible enfermedad, que resistió con paciencia y resignación. Falleció el día 5 de enero de 1893. Fue beatificado por el papa Juan Pablo II el 16 de octubre de 1988, y canonizado por el papa Benedicto XVI el 3 de Junio de 2007.