Saltar al contenido

Oración a San Bonifacio VI

Bonifacio VI fue el papa de la iglesia católica N° 112, quien ocupó la silla del trono papal apenas algunos días durante el mes de abril del año 896. La elección de este papa estuvo influenciada por los intereses del rey de Italia que planteaba excluir todo rastro de las decisiones tomadas por el papa antecesor, sin embargo, en 15 días que duró este pontificado, fue poco lo que pudo hacer este sacerdote.

Bonifacio VI nacido a comienzos del siglo IX, probablemente en la región de Toscana, era miembro de una familia noble, desde la juventud entró al servicio del clero romano. Al momento de la muerte del papa Formoso, Bonifacio VI apoyado por el rey de Italia, Lamberto de Spoleto, fue prácticamente impuesto como sucesor en la elección del pontificado, con el interés de excluir toda la influencia pro-alemana que había permitido su antecesor.

Aunque algunos historiadores consideran a Bonifacio VI como un antipapa por la imposición de su elección, y aun cuando el concilio celebrado por el papa Juan IX en Roma o Ravena del 898 anula su elección, el nombre de este pontífice aún está presente en las listas más reconocidas de los papas.

Bonifacio VI se encontraba enfermo desde hace años de gota, y apenas dos semanas luego de su elección y consagración, falleció, aproximadamente el 25 de abril del 896. Otras fuentes aseguran que fue depuesto y hasta asesinado para dar paso a la elección de Esteban VI, favorito del conde de Spoleto.