Saltar al contenido

Oración a San Bonifacio III

oracion a san bonifacion III papa

Bonifacio III fue el papa de la iglesia católica N° 66, su pontificado fue muy breve, tan solo nueve meses, entre febrero del 607 a noviembre de ese mismo año. Aunque corto, este período fue suficiente para que Bonifacio III lograse importantes contribuciones en beneficio de la recuperación de la iglesia católica y el reafirmar su autoridad frente a las demás sedes religiosas. Su memoria litúrgica se recuerda el 12 de noviembre.

Bonifacio nacido en Roma a mediados del siglo VI, pertenecía a una familia de cristianos de origen griego. Desde joven se inclinó por los hábitos religiosos, y se hizo sacerdote en Roma para ser miembro del clero. Como diácono de la iglesia, fue delegado del papa Gregorio Magno, quien lo nombró nuncio papal ante la corte bizantina en el año 603. En dicha tarea, Bonifacio se encargó de ganarse el favor del emperador Focas, con excepcionales habilidades de diplomático, resolviendo conflictos que habían sido objeto de controversia entre el papado, las diócesis y el emperador.

Tras la muerte del papa Sabiniano, Bonifacio III aún se encontraba en Constantinopla, cuando le fue comunicada su elección como Sumo Pontífice, siendo consagrado casi un año más tarde, cuando regresó a Roma, el 19 de febrero del año 606.

Bonifacio III convocó un concilio en Roma para fijar normas en la elección papal que garantizasen que esta fuese libre de cualquier interés externo al de la comunidad cristiana, tales como el prohibir a los papas decidir quién será su sucesor, y el lapso de espera de tres días después de sepulcro del papa para proceder a la elección de su sucesor.

Así mismo, Bonifacio III, contando con la estima del emperador Focas, obtuvo un decreto por parte de este en el que se afirmaba el título de Obispo Universal para el obispo de Roma, frustrando de esta manera los intentos del patriarca de Constantinopla, Ciríaco, quien tenía las pretensiones de colocarse como jefe a la cabeza de la iglesia.

Su pontificado terminó repentinamente con su muerte, el 12 de noviembre del año 607.