Saltar al contenido

Oración a San Benito de Nursia

Se le conoce también a este santo como San Benito de Nursia, haciendo referencia a su ciudad natal, es un personaje del catolicismo cristiano a quien se le ha catalogado como el precursor de la vida monástica en el Occidente.

Oraciones a San Benito

Quien es San Benito de Nursia

Oración a San Benito

San Benito fue el fundador de la orden de los benedictinos, que tenían como propósito establecer monasterios que se basaban en la autosuficiencia.

A San Benito se le llama patrono de Europa y patriarca del monasterio occidental. Redactó un conjunto de normas para sus monjes llamada “la Santa Regla”, que sirvió de inspiración para posteriores órdenes religiosas.

El primer monasterio que fundó se asentó en la montaña de Cassino, hacia el año 529. Posteriormente su orden creó numerosos monasterios, que representaban verdaderos centros de formación y cultura dispuestos a transmitir la fe en los duros tiempos de crisis.

Los monjes de la orden fundada por San Benito, los llamados benedictinos fueron los personales que más aportes hicieron para promover la cultura de los pueblos, mejorar los sistemas de agricultura, formar y enseñar en oficios y labores, instruir en las bellas artes, continuar los escritos clásicos. Así, San Benito se convirtió en un personaje clave para la civilización europea. Su fiesta tiene lugar el 11 de julio de cada año.

San Benito dedicó su vida a la oración y al trabajo. Desde muy tempranas horas de la madrugada comenzaban sus rezos y meditaciones, se apegaba a una dieta vegetariana y hacia ayuno diario. Era gran consejero para otros quienes buscaban dirección espiritual, quienes se acercaban a él se encontraban con un trato amable y bondadoso sin distinciones.

En virtud de su amor y devoción se le concedieron grandes milagros, entre ellos el poder para ser exorcista y someter a los espíritus demoniacos, empleando como su arma la poderosa Cruz de San Benito.

Este santo, llegó a anticipar el día de su muerte, el 21 de marzo del 547, a solo unos pocos días de la muerte de su hermana, la también santa Escolástica.

Oración a San Benito en latín

Adjutorium nostrum in nomine  Domini. Qui fecit caelum et terram.

Ut fiant omnibus, qui eis usuri sunt, salus mentis et corporis: in nomine Patris + omnipotentis, et Jesu + Christi Filii ejus, Domini nostri, et Spiritus + Sancti Paracliti,

Traducción: Nuestra ayuda está en el nombre del Señor. Quien hizo el cielo y la tierra.

En el nombre de Dios el Padre que hizo el cielo y la tierra, los mares y todo lo que hay en ellos, exorcizo este medallón contra el poder y los ataques del malevolo. Que todos los que usan este medallón devotamente sean bendecidos con la salud del alma y el cuerpo.

En el nombre del Padre todopoderoso, del Hijo Jesucristo nuestro señor, y del Espíritu Santo, el Paráclito, y en el amor del mismo Señor Jesucristo que vendrá en el último día para considerar a los vivos y a los muertos, y el mundo por fuego. Amén.

La Orden de San Benito

San Benito de Nursia es el fundador de una de las más importantes órdenes de la iglesia católica, los benedictinos. A principios del siglo VI, Benito redactó la “Regula Sancti Benedicti” o Regla de los Benedictinos, la cual dictaba todos los aspectos contemplados en el estilo de vida monástico, la organización de las abadías, y de los horarios de trabajo, entre otros aspectos.

Benito se encontraba al norte de Italia al frente de un monasterio en el que intentó establecer la regla, sin embargo, la comunidad lo rechazó, y hubo varios atentados contra su vida, por lo cual, el abad migró a Montecassino en el noroeste de Nápoles, para fundar el primer monasterio de la orden benedictina, donde la comunidad de jóvenes monjes adoptó la regla. Durante toda la edad media los monasterios benedictinos crecieron por toda Italia; de modo que al momento de la muerte de su fundador, San Benito, en el año 547, la orden contaba con 14 monasterios masculinos y 1 monasterio femenino a cargo de su hermana Escolástica.

La Regla de San Benito establecía varias disposiciones en relación a la dirección y vida en los monasterios. Cada abad era el patriarca de un monasterio, quien como director debía consultar con toda la comunidad los asuntos más relevantes. También, la regla establecía los horarios de trabajo y la coordinación con la luz solar en las diversas estaciones del año para aprovechar la agricultura, la meditación, la oración y el descanso. A diferencia de otras reglas, el ascetismo puro no tuvo un capítulo especial en esta regla.

El hábito de los monjes benedictinos se estableció como formado por una túnica con su escapulario, sobre la cual iba una capa con capucha. El color debía ser el de la lana sin teñir en sus comienzos. Luego fue substituido por el hábito negro, hasta el nacimiento de los cistercienses, cuando esta rama retoma el color blanco.

El trabajo de San Benito de Nursia expandió la evangelización cristiana en los países europeos, por ello la iglesia católica lo ha consagrado como el patrón de Europa. De la orden de San Benito, se desprenden la rama de Cluny y la del Císter

Medalla de San Benito

La medalla de San Benito es uno de los símbolos más famosos entre los católicos, se le atribuye protección, defensa contra los males, y poderes milagrosos. Su confección está llena de detalles representativos de aspectos del cristianismo,  y la misma es aceptada globalmente tanto por las corrientes católicas, como por otras iglesias anglicanas, ortodoxas y luteranas.

Se trata de una medalla sacramental muy antigua en la tradición cristiana, usada como símbolo de protección contra los males. En su cara anterior se observa la imagen de San Benito de Nursia llevando en la mano derecha una Cruz, y en la izquierda un  libro que simboliza las Reglas que el redactó para la orden. Alrededor de la figura del santo se lee una inscripción en latín que significa “A la hora de nuestra muerte seamos protegidos por tu presencia”. En el fondo se puede ver una copa, haciendo alusión a un pasaje de su vida cuando intentaron envenenarlo, san Benito hizo la seña de la Cruz delante de la copa y salió una serpiente. También se leen las letras “Cruz del Santo Padre Benito”.

En el reverso de la medalla se leen una serie de iniciales que corresponden en latín a la oración de San Benito contra los males sobre los brazos de la cruz  y alrededor del círculo:

– C.S.P.B.: “Cruz del Santo Padre Benito”.

– C.S.S.M.L.: “La santa Cruz sea mi luz”, en sentido vertical en la Cruz

–  N.D.S.M.D.: “No sea el dragón mi guía”, en dirección horizontal en la Cruz.

Luego, en la parte superior del círculo y en sentido de las agujas del reloj:

– V.R.S: “¡Retrocede, Satanás!”

– N.S.M.V.: “No me aconsejes cosas malas”.

– S.M.Q.L.: “Es malo lo que me ofreces”.

– I.V.B.: “Bebe tú mismo tu veneno”.

PAX: “Paz”.

– IHS o JHS: Jesucristo

El origen de esta medalla es un misterio así como su elaboración. Las iniciales fueron interpretadas en 1414 cuando se encontró en el monasterio de Metter un manuscrito donde se observaba la imagen de San Benito de Nursia con dichas inscripciones. La medalla fue aprobada por el papa Benedicto XIV en 1742.

Los fieles tienen una especial devoción por esta medalla, se le encuentra en dijes para cadenas, rosarios, llaveros, y se le atribuyen poderes de protección contra el mal e incluso exorcismos.

Oración a San Benito en Latín