Saltar al contenido

Oración a San Benedicto V

Benedicto V fue el papa N° 131 de la Iglesia Católica en el año 964. Cuando lo nombraron Papa era un momento muy crítico en las historia del clero en Romano, puesto que el anterior papa Juan XII había hecho un papado terrible y de muchos pecados. Su periodo como papa fue muy corto apenas de dos meses. Se le recuerda el 4 de julio.

Benedicto nació en Roma y fue conocido con el sobrenombre del Gramático, por tener un amplio conocimiento cultural. Perteneció a la familia de los Conti. Fue elegido Papa en mayo del año 964, como pontífice al morir el papa Juan XII, el pueblo romano decidió elegir a Benedicto, evitando a León VIII quien era un protegido de Otón I, además fue impuesto por el mismo emperador al momento de destituir al papa Juan XII.

Cuando el emperador Otón I se enteró del nombramiento de Benedicto, regresó a Roma con intensión de capturarlo, y lo consiguió el 23 de junio del año 964, degradándolo al rango de diácono, y exiliándolo a Hamburgo Alemania, y aprovechó de colocar a la fuerza a su protegido León VIII en la silla de San Pedro y nombrarlo como el nuevo Pontífice de la Iglesia.

Su custodia en Hamburgo estuvo a cargo del arzobispo de Bremen-Hamburgo, Adaldag, quien lo trató con gran nobleza y consideración, logrando ser reconocido como el legítimo Papa por parte del clero Alemán. Sus últimos días los pasó encerrado, y murió en el 4 de julio del año 966, sus restos fueron enterrados en la catedral de Hamburgo, aunque posteriormente fueron pedidos por uno de los nietos de Otón y los trasladaron a roma.