Saltar al contenido

Oración a San Arsenio, obispo

oracion a San-Arsenio-de-corfu

San Arsenio fue un religioso católico quien desde joven se dedicó a la vida monástica y de servicio a Dios, consagrado como obispo de la diócesis de Corfú en Grecia, donde ejerció un apostolado de entrega y lucha por la fe cristiana, en constante oración y penitencia. Vivió durante el siglo X.

San Arsenio nació en Betania, una localidad cerca de Jerusalén en Palestina, en tiempos del emperador Basilio I el Macedonio, por lo que probablemente fue entre los años 867 y 886. De una familia humilde, abrazó la fe cristiana cuando apenas era un niño. Con 12 años ingresó al monasterio y terminó sus estudios en Seleucia, ubicada a orillas del río Tigris en Mesopotamia.

Una vez que se recibió como sacerdote, peregrinó por Jerusalén visitando los lugares santos y luego partió hacia Constantinopla con Trifón quien era el Patriarca, en el año 928, para ser su ayudante en la diócesis.

Cuando el presbítero Teofilacto sucedió a Trifón en el cargo de obispo en el año 933, este nombro a Arsenio como el primer obispo de la diócesis de Corfú, una ciudad griega, puesto que se ganó gracias a sus cualidades de perseverancia en la oración, humildad, servicio y vocación para servir a Dios y al prójimo. En Corfú cerca de la casa parroquial, acostumbraba a retirarse a rezar y a meditar en una gruta cada noche.

Se dice que san Arsenio escribió un hermoso poema para la homilía del domingo de Pascua. Cuando gobernó el emperador Constantino VII, san Arsenio se trasladó a Constantinopla para defender los intereses de la iglesia, sin embargo enfermó gravemente durante el viaje de regreso y falleció en Corinto.

Su cuerpo fue trasladado a Corfú donde recibió sepultura en la Iglesia de los Santos Pedro y Pablo. San Arsenio es el patrón de la isla de Corfú y su fiesta se celebra el 19 de enero.