Saltar al contenido

Oración a San Argeo Mártir

San Argeo mártir es un santo conocido en el catolicismo por la historia de su martirio junto a sus hermanos Narciso y Marcelino. Se tienen pocos datos sobre su nacimiento y los primeros años de su vida. Se sabe que vivió en Italia entre los siglos III y IV.

Era una época donde existían las persecuciones del imperio contra los devotos cristianos. Sin embargo, con la proclama del edicto de Milán, se había establecido una decisión conjunta de los emperadores Constantino I y Licinio, en la cual se proponía el cese de las persecuciones contra los fieles del cristianismo, y se concedía en todo el reino la libertad religiosa y de culto.

Por algunos años esta proclama se mantuvo. No obstante, Licinio regresó a su rol de perseguidor de los cristianos a principios del siglo IV, quien comenzó a obligar a los soldados a ofrendar sacrificios hacia dioses paganos. En este contexto, San Argeo, junto con sus hermanos Marcelino y Narciso, se negaron a prestarse a esos ritos de culto pagano, lo cual enfureció al emperador Licinio, quien ordenó la ejecución de los tres, convirtiéndolos en mártires.

San Argeo y su hermano Narciso fueron decapitados en Tomis en el Ponto, cerca del mar Negro (actual Constanza de Rumanía). El menor de los hermanos, Marcelino, fue flagelado y condenado a prisión por un tiempo, hasta que su muerte fue ser arrojado a las aguas del mar Negro para morir ahogado. Tales hechos ocurrieron en la primera mitad del siglo IV pues el emperador Licinio falleció en el 324 d. C.

La fiesta de estos tres hermanos santos, de acuerdo con el martirologio romano se celebra el día 2 de enero de cada año.