Saltar al contenido

Oración a San Apolinar

oracion a San Apolinar

San Apolinar fue un obispo y mártir de la iglesia católica, famoso en Rávena, una ciudad italiana de la cual es el santo patrón, vivió durante el siglo I.

Las informaciones de la vida de san Apolinar se encuentran en algunos escritos de los martirologios. En los relatos romanos se afirma que este santo fue ordenado como el primer obispo de Rávena por el mismo san Pedro; no obstante, otras leyendas hablan de san Apolinar vivió en el siglo II y que su martirio ocurrió bajo el dominio del emperador Valente.

San Apolinar es el único mártir de la ciudad de Rávena. Probablemente nació en Antioquía, donde conoció a San Pedro y se hizo su discípulo, se convirtió en religioso y desarrolló grandes virtudes que hicieron que san Pedro lo designara como obispo.  Apolinar tenía la capacidad de profesar una increíble fe que despertaba el llamado a la vida religiosa en los fieles, su testimonio era el mayor ejemplo de su santidad y de la grandeza de su espíritu.

En medio de los conflictos a los cuales eran sometidos los cristianos, san Apolinar fue expulsado de su sede en varias oportunidades. Mientras se dedicaba a predicar en Bolonia, de donde también salió exiliado y se enfrentó al naufragio en las costas de Dalmacia. Predicó también en estas tierras pero fue despreciado.

A su regreso a Ravena fue capturado, torturado y desterrado. Por aquel momento, el emperador Vespaciano había lanzado un decreto en el que desterraba a todos los cristianos. San Apolinar intentó esconderse pero fue sorprendido por el pueblo pagano quienes lo mataron en el puerto de Rávena. En dicho lugar se construyó una iglesia en honor al santo, la Iglesia de San Apolinar in Classe en el siglo VI.

Los restos de este santo volvieron a la ciudad en el siglo IX, y a la antigua basílica en el año 1748, la iglesia cambio de nombre a San Apolinar Nuovo.