Saltar al contenido

Oración a San Agricio

oracion a san agricio

San Agricio fue un religioso de la iglesia católica, que vivió en Alemania probablemente durante el siglo IV,  dedicándose a la fe cristiana en dicha región y especialmente en la ciudad de Tréveris donde fue obispo, y transformó el palacio que le había sido donado por Santa Elena, madre de Constantino, en una iglesia.

Agricio de Tréveris o Agritius, nació probablemente el siglo III, alrededor del año 260. Los relatos de su vida se basan en leyendas y están cargados de imprecisión. Se dice que había sido patriarca de Antioquía, y que por la intercesión de la emperatriz, Santa Elena, madre de Constantino, Agricio fue nombrado para ser obispo de la ciudad de Tréveris  (hoy situada al suroeste de Alemania), designado por el papa Silvestre I.

Estos datos se pueden comprobar puesto que la firma de san Agricio aparece en las actas del Concilio de Arles en el año 314, como obispo de la diócesis de Tréveris. A este se le otorgó la primacía sobre las diócesis de Galia y Germania.

San Agricio luchó por rescatar la obra evangelizadora en Alemania que estaba siendo invadida por paganos. Construyó en Tréveris iglesias y a predicar intensamente para convertir a la diócesis en un centro de cristiandad.

Santa Elena le obsequió para su tarea unas reliquias de Tierra Santa, que fueron los clavos de la cruz, el cuchillo de la última cena, y los restos del apóstol san Matías, san Lázaro, santa Marta y la santa Túnica.

La obra evangelizadora y de rescate en la región alemana de san Agricio fue continuada por su sucesor san Maximino quien también luchó contra el paganismo.