Saltar al contenido

Oración a San Agileo de Cartago

San Agileo de Cartago, un mártir de esta ciudad de África, fue un religioso católico quien vivió durante el siglo IV, incansable defensor del evangelio quien llevó el testimonio de la Palabra de Dios a diversas localidades de África y falleció a causa de las terribles persecuciones vandálicas en aquella zona. San Agustín menciona su fe y valor en un discurso que anuncia frente al pueblo en su basílica.

Son vagas las referencias y datos biográficos sobre la vida de San Agileo; parece factible creer que nació en la segunda mitad del siglo III en Cartago o alguna región vecina de África. Era un hombre bondadoso y religioso, probablemente un monje quien tempranamente había abrazado la fe católica y se había propuesto la misión de evangelizar las regiones al norte de África.

En los primeros años del siglo IV, terribles y violentas persecuciones vandálicas se desataron en diversos territorios africanos, entre ellos en Cartago, donde probablemente se encontraba san Agileo predicando la palabra, y fue preso sufriendo así el martirio. Esto ocurrió entre el año 300 y el año 313.

El testimonio del culto data de algunos años más tarde. Existe una carta del papa san Gregorio Magno dirigida al padre Dominico, obispo de Cartago, en gratitud por el envío de las reliquias de san Agileo.

En el martirologio Hieronymianun se le asigna a san Agileo la fecha de 25 de enero, sin embargo, en el martirologio romano fue reasignado para el 15 de octubre.