Saltar al contenido

Oración a San Agatángelo

oracion a san Agatangelo

San Agatángelo fue religioso católico quien vivió durante el siglo III, laboró como diácono y fue discípulo de san Clemente de Ancyra. Sufrieron el martirio en tiempos del emperador Diocleciano a causa de su fe cristiana.

Agatángelo nació en el año 253, en la localidad de Elche (actualmente España), en aquel entonces territorio del imperio romano. Comenzó su camino religioso sirviendo como legionario, pero en aquellos días eran muchas las tensiones en la sociedad y la política romana, se encontraban en medio de las invasiones bárbaras, sumergidos en una profunda crisis económica y gran inestabilidad social, muchas amenazas parecían propiciar la caída del imperio.

Cuando llegó a Roma, san Agatángelo hizo contacto con la comunidad cristiana, pero fue hecho preso. Así conoció a san Clemente, quien también lo bautizó y lo educó en la fe cristiana, nombrándolo diácono.  San Clemente era obispo de Ancira, pero había llegado a Roma desterrado de su diócesis en Turquía.

Cuando san Clemente fue capturado y enviado a Nicomedia para presentarse ante el gobernados Maximiano, Agatángelo lo siguió en secreto para acompañarlo en su suerte. Ambos cristianos fueron en un barco lleno de soldados, emprendiendo un viaje que duró más de veinte años, pasando por las ciudades de Rodas, Nicomedia, Ancira, Amis y Tarso, visitaban tribunales y gobernantes, sufriendo tormentos y humillaciones que buscaban quebrar su fe cristiana. Sin embargo, el resultado fue el opuesto, muchos paganos al escuchar la fe y los relatos de estos religiosos acababan convirtiéndose.

Finalmente regresaron a Ancira, donde los dos religiosos recibieron el martirio, era el gobierno del emperador Maximiano y fue por órdenes del presidente Lucio.  Después de los más inhumanos tratos, Agatángelo fue decapitado el 5 de noviembre, en algún año entre el 303 y el 310.