Saltar al contenido

San Absalón, San Lucio y san Lorgius

San Absalón, San Lucio y san Lorgius

San Absalón y sus compañeros san Lucio y san Lorgius son reconocidos por la iglesia católica como mártires cristianos que vivieron durante el siglo II. Se conocen pocos datos de la historia de la vida de estos religiosos, en su mayoría son leyendas o supuestos con base en algunas reseñas inscritas en documentos religiosos antiguos y en el martirologio recopilado por Usuard durante el siglo IX.

Las escasas referencias eclesiástica sobre la vida de estos tres mártires cristianos relatan que eran funcionarios de la iglesia católica en Cesarea de Capadocia, territorio que en la actualidad corresponde a Turquía.

Parece ser que San Lucio, llamado también Luca, era obispo de Cyrene, procedente de las regiones de Hispania, que había emigrado a Capadocia. Sus compañeros, Absalón (o Absolucius) y Lorgius (conocido como Largus), también eran religiosos, posiblemente diáconos de la iglesia católica o ayudantes del obispo Lucio.

Entre finales del siglo I y comienzos del siglo II, el imperio romano era dominado por Trajano, y los fieles cristianos vivían en constante persecución y amenazas. Durante estos enfrentamientos, los tres religiosos fueron encarcelados, amenazados bajo pena de muerte para renegar de su fe cristiana, no obstante, los tres se mantuvieron firmes en Cristo, y recibieron la palma de martirio. Murieron decapitados a comienzos del siglo II en Cesarea de Capadocia.