Saltar al contenido

Oración a Pío X

Pío X fue el papa de la iglesia católica N° 257, ocupando el período entre 1903 y 1914. Su gobierno fue claramente conservador, en oposición firma ante los ideales modernistas que entraban en los cuestionamientos de la iglesia; esto lo llevó a tomar decisiones extremas y posturas firmes como la ruptura de relaciones con Francia y Portugal, y la revisión de una codificación de derecho canónico. Sin embargo, su interés era restaurar la fe de la iglesia y mantener su posición en el nuevo siglo. Su memoria se recuerda el 20 de agosto.

Pío X tenía por nombre secular Giuseppe Melchiore, nació el 2 de junio del año 1835 en la ciudad de Treviso. Ingresó al seminario de Padua para sus estudios religiosos. Seguidamente se desempeño como obispo de Mantua y luego cardenal de Venecia.

En el año 1903, luego del fallecimiento del papa León XIII, el cardenal Melchor es electo como sucesor, tomando el nombre de Pío X. Sus acciones se encaminaron a combatir el pensamiento liberal intelectual, específicamente el pensamiento religioso ante el progreso científico que era la base del modernismo; esto llevó a que agregara a la lista de libros prohibidos varias obras célebres.

En materia religiosa, el papa Pío X renovó el ministerio litúrgico, estableció normas para la música sagrada, el permiso para la comunión frecuente, reformas de textos, y entre ellas, en establecimiento de una comisión de reforma del derecho canónico en 1904. También, reorganizó la curia romana.

Su carácter fue firme y conservador. En Francia, se produjo a raíz de su denuncia frente al concordato impuesto por Napoleón en 1801. Pío X alcanzó la libertad de nombrar obispos en Francia con esta acción, aunque ello le llevó a ruptura de relaciones con el gobierno francés en 1905. Años más tarde, rompe relaciones con Portugal (1911).

El papa Pío X falleció en Roma, el 20 de agosto del año 1914 debido a un ataque cardíaco. El papa Pío XII lo beatificó en 1951 y lo canonizó en 1954.