Saltar al contenido

Oración a Pio VII

Pío VII fue el papa de la iglesia católica N° 251, cuyo mandato transcurrió desde 1800 hasta 1823. El período de este pontífice se puede describir desde el punto de vista político, social y cultura. El papa se enfrentó al avance de Napoleón, quien conquistó varios territorios de Italia, pese a la resistencia que mostró el pontífice. Por otro lado, Pío VII fue un precursor de las artes y la educación para el crecimiento de la sociedad romana. Su memoria se recuerda el 20 de agosto.

Pío VII nació bajo el nombre de Barnaba Niccoló Maria Luigi Chiaramonti, el 14 de agosto del año 1742 en Cesena. En su juventud cursó estudios de filosofía y teología, luego de lo que fue profesor en Parma y en Roma en varios colegios de la Orden Benedictina a la cual pertenecía, conocido como el abad Gregorio. Pasó a enseñar en el monasterio de San Calixto, del que llegó a ser abad nombrado por el papa Pío VI.

A la muerte de este pontífice, el obispo Barnaba es electo como sucesor el 14 de marzo del año 1800, cuando decide tomar el nombre de Pío VII. Su mandato estuvo eclipsado en parte por el gobierno autoritario del general Napoleón Bonaparte en Francia. Sus tropas invadían la península de Italia. El papa Pío VII, con sus limitados recursos, hizo oposición al mandatario, llegando a ser encarcelado, perdió los Estados Pontificios lo que debilitó el poder de la iglesia.

En otros aspectos, Pío VII también se preocupo por el enriquecimiento de la cultura y la sociedad, apoyando las artes y la educación, era un hombre con visión de futuro y progreso, creyente de la educación para el desarrollo social, defensor de la libertad, condenó fuertemente la esclavitud y estimuló el rescate de la historia.

Falleció el 20 de agosto de 1823. En el presente, la causa de su canonización está abierta desde 2007, introducida por el papa Benedicto XVI, quien le otorgó la dignidad de “Siervo de Dios”.