Saltar al contenido

Oración a María Lionza

Oración a María Lionza
3.8 (76%) 10 vote[s]

La oración a Maria Lionza se concentra en amor, dinero y paz de espíritu.
Es una deidad venerada en las culturas indígenas de la región central de Venezuela. Su historia se basa en un mito que se remonta a los tiempos de la conquista, donde un cacique de los indígenas kaketíos, de los arawak, tribu situada en la montaña de Sorte del estado Yaracuy, tuvo un romance con una mujer blanca de cuya unión nació una niña blanca de ojos claros.

Sin embargo, la cultura de los hombres kaketíos decía que una niña de ojos claros era de mala suerte y representaba destrucción para la tribu, por lo que se ordena su muerte; pero el cacique se negó a matar a su hija y en su lugar, la mantuvo encerrada en una choza baja lo vigilancia de los guerreros guardianes.

Conforme pasaron los años la niña creció y se transformó en una hermosa mujer, pero cuando le sucedió la menarquía, sintió deseos de salir y de bañarse en el río, así que cuando los guardianes se durmieron, la pequeña se escapó un medio día para irse al río, donde por primera vez descubrió el reflejo de su rostro.

Estando en el río, fue sorprendida por el espíritu acuático de la serpiente anaconda, la cual se la trago entera y se sumergió en la profundidad, pero se engordo tanto que provocó que las aguas del río inundaran el valle y acabó con la tribu kaketios.

Pasada la inundación la serpiente marina exploto y la joven logró salir ilesa, transformándose así en la diosa de las aguas, dueña de la montaña de Yare y madre de todas las cosechas.

De esta manera se inicio el culto a María Lionza, o diosa Yara, reina de la naturaleza y del amor. Los indígenas la describen como una mujer blanca de ojos verdes y amplias caderas, con cabellos lisos y largos.

La religión católica adoptó de alguna manera el mito de la diosa Yara, y así fue como se le denominó la virgen cristiana de Nuestra Señora María de la Onza del Prado de Talavera de Nivar, que con el paso del tiempo se ha hecho llamar María Lionza.

maria-lionza

Oración de limpieza de María Lionza

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo (haga la señal de la cruz con la mano donde sostiene el tabaco).

Yo (diga su nombre) pido permiso y facultad para trabajar por vías espirituales, en esta santa hora y este santo momento, bajo este santo y bendito portal.

Pido permiso a mi padre Dios Todopoderoso, creador del cielo y la tierra, a la Santísima Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo (nuevamente persignarse con la mano donde se tiene el tabaco).

Con el gran permiso de la Corte Celestial, mi santa madre Reina María Lionza, el Cacique Guaicaipuro y el Negro Felipe, invoco a mis guías y espíritus protectores para conjurar este tabaco y despojar de toda negatividad ni cuerpo y mi espíritu (puedes agregar: mi casa, mi empleo o negocio, mi familia, mi relación de pareja).

Que se elimine cualquier trabajo material o espiritual que me hayan hecho o me estén haciendo en este momento, sea de hechicería, lámpara, velación, entierros y amarres.

Que me libere de todo enemigo habido y por haber, visible e invisible, conocido y por conocer. Que me libere de chismes, rumores, intrigas y todo espíritu burlón y oscuro que quiera hacerme mal.

Que todos estos males sean disipados y revocados a mil leguas de distancia, por los cuatros puntos cardinales: Norte, Sur, Este y Oeste, desde donde no retornarán ni harán daño a mi cuerpo, mi espíritu, mi hogar y los lugares donde yo esté presente.

En el nombre de María Lionza, el Cacique Guaicaipuro, el Negro Felipe, todas las cortes espirituales y los seres de luz, saquen todo lo malo que hay en mí.

Les ofrezco este tabaco, humo y cenizas para se lleve todo mal y no vuelva.

Padre eterno, que todo lo puedes y lo vences, que sean tus manos y no las mías las que me limpien en mente, cuerpo y espíritu.

Ayúdame a vencer todos los obstáculos y enemigos.

Dame protección, por los siglos de los siglos.

Amén.

Oración a María Lionza para el dinero

Con el permiso de nuestro Dios Todopoderoso y de la buena voluntad de los santos, espíritus terrenales y celestiales, ofrezco los humos de este tabaco al espíritu del azar y la buena suerte, para que con la ayuda y la influencia de la Madre María Lionza, pueda conseguir que mi vida cambie para bien y se convierta en abundancia, riqueza y felicidad.

Tres mil rayos tiene el Sol y tres mil rayos tiene la Luna, que por tres mil rayos se reviente mi desgracia y mala fortuna, y que cada partícula de esa explosión, se convierta en polvo de oro, transmutando así, lo malo en bueno, la pobreza en riqueza, y la desgracia en felicidad.

Yo (diga su nombre) ofrezco los humos de este tabaco a mi Reina y Señora, mi Madre y Protectora, la Gran María Lionza, que a mi lado está y siempre me protege, cambiando las penas en alegrías, los dolores en energía, evitando las desgracias de sus hijos, y llenando nuestras vidas de salud, amor y prosperidad.

María Lionza, tú que eres tan poderosa, concédeme salir de la pobreza, y que mis bienes sean suficientes para ayudar a mis hermanos necesitados.

Amén.

Oración a María Lionza para hacer una petición

Si tienes una petición concreta, con esta oración a María Lionza, podrás obtener ayuda por más imposible que parezca.
Cada vez que vayas a rezar esta oración a la reina María Lionza, debes comenzar primero rezando 3 Padrenuestros, 3 Avemarías y 3 Credos.

Para que la oración cumpla el objetivo, rézala durante 3 noches seguidas.

Suplico la sublime influencia de la Reina María Lionza, como a mi protectora y por la virtud que Dios le ha concedido.

A ti Reina Poderosa, te entrego todas mis necesidades para que me brindes toda tu amorosa protección que me libere de todo mal y proveas la felicidad a mi hogar y que la luz de Dios me guíe y guíe mis pensamientos.

Soy, Reina Poderosa, admirador tuyo, por tu fuerza, conocimientos y tu gran benevolencia, te pido en el nombre de Dios me irradies mi cuerpo con tu Santo Fluido para alejar los malos pensamientos y toda mala acechanza.

Ata de pies y manos a mis enemigos para que no puedan dañarme.
¡Oh Poderosa Reina!, en tu compañía venceré, con tu fuerza me protegeré, con tus fluidos me bendecirás y con el poder de Dios me ayudarás a vencer.

No he de retroceder porque tú estás conmigo, me ayudarás en todas mis necesidades y serás guardián de mi hogar contra mis enemigos y contra las malas influencias.

Bajo tu amparo me acojo.

Amén.

Oración a María Lionza para el amor

Comienza rezando 3 Avemarías y haz la señal de la Cruz antes de comenzar con la oración. Para que surta efecto la oración María Lionza, rézala durante 7 días seguidos y prende una vela blanca antes de hacer la petición.

Con el permiso de Dios Todopoderoso y de la buena voluntad de los Santos espíritus terrenales y celestiales, del espíritu puro de mi reina y madre María Lionza, ofrezco estos rezos y este tabaco al juicio, pensamiento y persona,
a los cinco sentidos, materia viva y creada y cerebro de (nombre de la persona que se quiere atraer y dominar), en el día de hoy, el día que nació, el día que lo bautizaron, el día en que se ha de morir.

Tres veces tembló la tierra, tres veces tembló el mar, que así tiemble el corazón de (nombre de la persona) como me piense abandonar.

Tres mil rayos tiene el Sol y tres mil tiene la Luna, que por tres mil rayos se han de reventar las coyunturas de (nombre de la persona) si no viene manso(a) y dominado(a) ante mis puertas.

Con dos te veo, con tres te ato, la sangre te bebo y el corazón te parto.

A nombre de (nombre de la persona) van ofrecidos estos rezos, válgame las palabras del bautizo, la hora en que te llevaron a la iglesia, la epístola que te rezó el Cura cuando te fueron a bautizar, el Credo y el Señor mío Jesucristo
que te rezaron tus padrinos en el bautisterio.

Que San Felipe capuchino sea el patrón que te traiga a mi casa.

San Juan Bautista bienaventurado, que desde el vientre de Isabel fuiste coronado, te pido con gran anhelo, que antes de que yo termine estos rezos consiga conquistar y tener a (nombre de la persona) a mi lado.

Al espíritu de Santa Elena, para que haga que corra y corra, que yo lo ato con la horma de mi zapato.

María Lionza, en ti creo, mi Reina hermosa, guía mis caminos, calma mis angustias, tú que eres tan poderosa y todo lo puedes, por tu fuerza, sabiduría y gran benevolencia, te pido me ayudes a conseguir el amor de (nombre de la persona) y puesto que Dios te ha dado poder, préstamelo para que yo (nombre de la persona) sea buscado(a), amado-a y anhelado-a por (nombre de la persona), gracias te doy madrecita por tu atención.

Si efecto tu me vas a hacer, cinco señas te voy a pedir, y una de esas tu me vas a dar, y son niño llorar, gallo cantar,
perro ladrar, gato maullar y puertas tocar.

Así sea.

Oración a María Lionza para Protección

Madrecita, madre de la raza mestiza, yo (tu nombre) fiel creyente de tu poder, ruego en el nombre de la Divina Providencia que me ayudes, me liberes de todo mal y me brindes tu Santa Protección, tu que has llegado hasta la corte Celestial y presides la Corte India y estás rodeada de ángeles, arcángeles y serafines. Yo (tu nombre) admirador y creyente en ti, pido en el nombre de Dios me irradies con amor, armonía, paz, y prosperidad. Te pido, ¡Oh Reina mía!, te dignes guardar mi hogar, mi familia y mi persona, contra la envidia, la mala fe y toda mala influencia. Concédeme la gracia que te pido (hacer la petición) y que me ilumines y estés siempre junto a mí. Amén.

Oración para invocar a María Lionza

Con el permiso del gran poder de  Dios, padre Todopoderoso, la Santísima Trinidad, las tres divinas potencias, las animas benditas del purgatorio y la mano poderosa, invoco (se menciona el objeto, cosa o trabajo) en nombre de (se menciona a la persona con la que se relacionara el objeto cosa o trabajo), para que su fuerza, luz y protección, con mi santa reina Maria Lionza, el santo rey papaito Guaicaipuro y el negro Felipe, con la corte India, corte Libertadora, corte Chamarrera, corte Celestial, corte Vikinga, corte Africana, corte de los Juanes y corte de los Negros, lo iluminen con la estrella de David y lo protejan con la espada de Bolívar por los cuatro puntos cardinales .

Amen