Saltar al contenido

Beata María Elena Stollenwerk

Beata María Elena Stollenwerk

La beata María Elena Stollenwerk fue una religiosa de la iglesia católica, alemana, que trabajó junto al beato Arnoldo Janssen en la evangelización de las regiones de los Países Bajos, y colaboró en la fundación de la Congregación de las Misioneras Siervas del Espíritu Santo. Vivió en el siglo XIX.

Nació en Alemania, el 28 de noviembre del año 1852, en el seno de una familia acomodada que se dedicaba a las labores del campo. Su nombre era Anna Helena. Desde su infancia manifestaba sentimientos de vocación religiosa, que fueron creciendo en su juventud, al punto de querer unirse a un grupo de religiosas misioneras para evangelizar y socorrer a los huérfanos, pobres y desamparados.

Sin embargo, en Alemania no existían congregaciones femeninas para misioneras, a pesar de ello Anna Helena continuaba preparándose y cultivando este deseo en su corazón. En el año 1882 estableció comunicaciones con San Arnoldo Janssen, quien era un sacerdote alemán que fundó la Congregación de Misioneros Masculinos de la Sociedad del Verbo Divino en Steyl de Holanda, y así, voluntariamente, Ana se trasladó a los Países Bajos, para prestar servicios y quehaceres domésticos a la comunidad de religiosos del Espíritu Santo.

En el año 1894 hizo sus primeros votos de religiosa, tomando el nombre de María Elena, y junto al padre Arnoldo, fundaron la Congregación misionera de las Siervas del Espíritu Santo, de la cual, la hermana María Helena fue la primera superiora. Las misiones iniciales partieron a países como  Togo y Argentina.

Aunque personalmente no llegó a ser misionera, su propósito fue crear esta congregación que envió a muchas religiosas a evangelizar y prestar auxilio en diferentes rincones del mundo. Después de esta vida de obra y devoción, la hermana María Elena falleció en el año 1900, a consecuencia de complicaciones de tuberculosis.

Fue beatificada por el papa Juan Pablo II el 7 de mayo de 1995.