Saltar al contenido

Oración a la Beata María Catalina Kasper

Beata María Catalina Kasper

Beata María Catalina Kasper

La beata María Catalina Kasper fue una religiosa alemana quien consagró su vida al servicio de Dios, entre sus obras destaca la fundación del Instituto de las Siervas Pobres de Jesucristo, como una iniciativa para servir a todos los pobres y necesitados.

Catalina Kasper nació en el año de 1820 en la ciudad de Dernbach de Alemania. Creció en el seno de una familia de campesinos, muy humildes pero con profundas convicciones cristianas, era la tercera de cuatro hermanos.

Con muchas dificultades Catalina pudo asistir a la escuela durante su infancia, ya que era una niña débil y enfermiza. Cuando era una joven de 21 años, perdió a su padre. Catalina tuvo que comenzar a trabajar como jornalera para ayudar a mantener a su madre y hermanos.

Al mismo tiempo, Catalina ya cultivaba las virtudes de una religiosa, la caridad y la sensibilidad ante las necesidades humanas, se sentía especialmente conmovida con los pobres de su comunidad, a los cuales buscaba ayudar y socorrer, así también visitaba a los enfermos. Sus obras de caridad fueron ejemplo para otras jóvenes del pueblo que se incorporaron a estas labores.

Catalina tenía como director espiritual al padre Heimann, quien  la animó para fundar una asociación de Caridad. Devota de la Virgen María y confiada en la inspiración del Espíritu Santo, se embarcó en la construcción de una pequeña casa, con el permiso del obispo Peter Josef Blum, en el año 1847. Así comenzó el nacimiento de su institución.

Pronto más jóvenes se fueron incorporando a esta iniciativa, hasta que el 15 de agosto del año 1851, se estableció la Congregación religiosa de las Siervas Pobres de Jesucristo, una institución para obras de caridad, para el servicio de pobres y enfermos.

Catalina falleció el 2 de febrero de 1898. Fue beatificada por el papa Pablo VI el 16 de abril de 1978 y canonizada el 14 de octubre de 2018 por el papa Francisco.