Saltar al contenido

Oración a María Auxiliadora para bendecir el hogar y la familia

Maria auxiliadora

Oración a María Auxiliadora para bendecir el hogar y la familia

Venerada Señora, María Auxiliadora, tu conoces a este hijo tuyo, quien desde lo más hondo de su corazón, clama por bendición para el hogar y la familia, yo pongo mi fe en tu hijo y a través de ti oh buena y santa Madre ruego que en tiempos de tribulación, peligro y necesidad espiritual, impongas tu santa y sagrada mano sobre mi hogar, sobre todos y cada uno de los miembros de mi familia; acaso la Madre de Dios y madre de toda la humanidad no responderá la oración hecha con fe y humildad.

María Auxiliadora, intercede pronto, tu obediencia te hizo ser coronada Reina Universal de la creación, en cambio mi falta de amor, mi duda y mi desobediencia me han sumido en un castigo y privación de la gracia divina; devuélveme esa ansiada gracia y bendición sobre mi hogar que carece de amor y caridad, también sobre mi familia, pues estos tiempos difíciles de lucha en contra del mundo con su maldad, y los espíritus del abismo que quieren arrastrarnos hacia la desgracia 

María Auxiliadora, devuelve la alegría, la esperanza y las ganas de soñar a cada miembro de mi familia que hoy ve opaco el presente y con desconfianza el futuro; ocupa cada rincón de nuestra existencia en cada integrante, especialmente en los tiempos actuales donde es difícil confiar, donde el abatimiento puede arruinar la esperanza y la falta de fe hace que espiritualmente estemos como cadáveres que deambulan sin rumbo; cuánta necesidad tenemos María Auxiliadora que vengas con urgencia, entres en nuestro hogar y familia, nos acompañes y no nos dejes nunca.

Gracias venerable Madre, María Auxiliadora, como mostrarte verdaderamente mi gratitud por tantos favores que me concedes, especialmente cuando asistes, curas y llenas con tu presencia cada miembro de mi familia y cada punto de mi hogar donde mas te necesitamos; que haré Señora mía si no vuelves, que haré en este frío lugar si el calor de tu presencia se vuelve ausente, no alargues más mi pena, ven urgente con tu abrazo maternal y cubre mi hogar y mi familia con tu manto sagrado siempre. Amen.