Saltar al contenido

Oración a la Virgen de Montserrat

virgen-de-montserrat
Oración a la Virgen de Montserrat
5 (100%) 1 vote[s]

Su nombre en catalán es Mare de Déu de Montserrat, mientras que en el español se le conoce como la Virgen de Montserrat, afectuosamente llamada “La Morenita”, esta representación de la Virgen María es la santa patrona de Cataluña. Su veneración es propia del Monasterio de Montserrat en Cataluña, que año a año es visitado por multitud de fieles y creyentes.

La  historia de la devoción a la Virgen Montserrat (Mare de Déu) cuenta que San Gil llegó al valle de Nuria por el año 700, donde talló una imagen de una virgencita que escondió en una cueva, ya que tuvo que huir del valle por la persecución de los romanos contra los cristianos. Luego, las versiones de la historia varían, unos cuentan que un peregrino de Dalmacia recibió la revelación divina del paradero de la Virgen y construyó en la cueva una capilla.

Otras historias dicen que su imagen fue encontrada por unos pastorcitos alrededor del año 880, estos niños se encontraban en las montañas y fueron atraídos por una repentina luz que apareció en aquel lugar; cuando llegaron al sitio, la imagen de Mare de Déu, la Virgen, estaba en la cueva.

La noticia llegó al obispo de Manresa, quien de inmediato ordenó el traslado de la imagen a la ciudad, tarea que fue imposible de ejecutar ya que la estatua se tornó tan pesada que ningún hombre pudo moverla. Así, este suceso se tomó como la voluntad de la Virgen de permanecer en dicho lugar, entonces se ordenó la construcción de la ermita de Santa María en la cueva, que más tarde sería el Monasterio.

Se trata de una imagen hecha en talla románica con madera de álamo, aproximadamente en el siglo XII, de rasgos rústicos, una virgen con un niño sentado en su rodilla izquierda, con las manos hacia arriba en símbolo de bendición, vistiendo un manto y una túnica. La humedad y el tiempo le dieron una tonalidad oscura a la imagen, por ello se ganó el apodo afectuoso de la morenita de Pirineu.

Mare de Déu es una de las nueve vírgenes patronas de las Comunidades Autónomas de España. El papa León XIII oficializó a la Virgen de Montserrat como la patrona de Cataluña el 12 de septiembre del año 1881.

Oración a la Virgen de Montserrat

Bendita madre santa, qué consuelo saber que tu Corazón está siempre abierto para quienes recurren a ti.

Confiamos a tu tierno cuidado e intercesión a nuestros seres queridos y a todos los que se sienten enfermos, solos o heridos.
Ayúdanos, Santa Madre, a llevar nuestras cargas en esta vida hasta que lleguemos a participar de la gloria eterna y la paz con Dios.

Así sea.

Oración a la Virgen de Montserrat (II)

Oh Madre Santa, bondadoso corazón de amor, corazón de misericordia, que siempre nos escuchas y consuelas, atiende a nuestras súplicas.

Como hijos tuyos, imploramos tu intercesión ante Jesús, recibe con comprensión y compasión las peticiones que hoy te presentamos, especialmente (hacer la petición).

¡Qué consuelo saber que tu Corazón está siempre abierto para quienes recurren a ti!
Confiamos a tu tierno cuidado e intercesión a nuestros seres queridos y a todos los que se sienten enfermos, solos o heridos.
Ayúdanos, Santa Madre de bondad, a llevar nuestras cargas en esta vida hasta que lleguemos a participar de la gloria eterna y la paz con Dios.

Amén.
Nuestra Señora de Montserrat, ruega por nosotros.

Oración a la Virgen de Montserrat (III)

¡Madre y Señora nuestra, Virgen querida de Montserrat!, a tus pies venimos este día a ofrecerte nuestra vida y alabanzas, pues a los pies de la cruz aceptaste ser nuestra madre y desde aquella hora eres Madre de todos los hombres, refugio de los pecadores y poderosa medianera nuestra.

Recibe nuestro corazón y nuestra humilde y sentida plegaria pues como hijo e hijas nos confiamos a Vos, nuestra celestial patrona.

Tú que eres esperanza cierta de cuantos peregrinamos en este valle de lágrimas, se clemente y misericordiosa con los que recurrimos a Ti.

Tú que siendo dócil y obediente a los planes del Señor te convertiste en Madre nuestra comprensiva y causa de nuestra alegría, aumenta nuestras virtudes y aléjanos de todo mal y peligro, ilumina nuestro entendimiento y fortalece nuestra voluntad.

Ábrenos el corazón y llénalo de sentimientos de caridad, para llegar al hermano con verdaderos gestos de amor,
consolando al triste y ayudando amorosamente a cargar la cruz al que ya no puede sostenerla.

¡Oh, Celestial Señora, Nuestra Señora de Montserrat! Escucha benignamente mi petición e intercede por mí ante el trono de tu Hijo para que me ayude a salir de esta grave situación que es la causa de mi angustia y desesperación:

(hágase en silencio, y con toda confianza en María la petición deseada).

Poderosa y milagrosa Señora, Tú que siempre nos das maternal consuelo, recibe con comprensión y compasión la suplica que te presento insiste, te ruego, ante el Señor, para que se apiade de mi difícil circunstancia y me otorgue rápida solución si es que lo que pido conviene a mi eterna salvación.

Amén.

Rezar Salve, tres Avemarías y tres Padrenuestros.

Oración a la Virgen de Montserrat para embarazos

¡Santísima Virgen María!, A ti acudo, suplicante, para que protejas al ser crece en mi cuerpo, te imploro humildemente, en esta Oración que nos alejes de todo mal, así como Dios de tu santo hijo alejó al cruel tirano, concédeme fortaleza que disipen mis dudas y temores.

Madre celestial, el Señor es contigo creador de esperanzas, haz que mi dulce espera no sea en vano, danos salud, paz y amor, para ser unos más que siguen y atienden las sagradas enseñanzas, Santa María, madre de Dios, te pido protección, cuida del fruto de mi vientre.

¡Santísima Virgen María!, que posees la advocación mariana de Virgen de Montserrat, te imploro con alma y corazón; aleja de mí las penas, que no me falte alimento con que nutrir a mi bebé, que no carezca de nada para mimarlo y cuidarlo, y que en la hora del doloroso parto tenga todo lo necesario, te ruego, con esta oración, una vez más, que en mi dulce espera no sufra ningún llanto, yo me ofrezco, me consagro, libre y enteramente a nuestro Señor Dios, agradezco tu intercesión ante Jesucristo nuestro Señor, gracias te doy por escuchar mi suplicante oración

Amada madre, ruega por nosotros, amén.

Oración milagrosa a la Virgen de Montserrat

Milagrosa Señora mía, Madre Santa, mi muy querida Virgencita de Montserrat, mediadora poderosa y la más eficaz abogada nuestra, Tú que eres dulcísimo Corazón de amor, Madre de misericordia y alma pura de Dios, derrama sobre tus hijos abundancia de gracias, con tus amabilísimas manos llénanos de bendiciones y concédenos el auxilio que tanto precisamos.

Santa María de Montserrat, Virgen Morena, siempre dulce, amable, tierna y milagrosa, que desde esta tu Sagrada Imagen repartes los tesoros Celestiales, nos das alegría y remedio para nuestras penas y con solicitud siempre escuchas y consuelas a los que nos acercamos confiadamente ante Ti, te suplico actúes y obres en mi vida un milagro, te ruego me ayudes a aliviar mis padecimientos e intercedas por mi ante Dios Misericordioso, para que reciba pronto su benéfica asistencia y pueda salir de tanta necesidad y tristeza.

Recíbeme con comprensión y compasión y atiende estas peticiones que hoy te hago llegar, pide a tu bendito Hijo Jesús me auxilie en lo que pido y haga llegar a mi vida solución a lo que me inquieta:

(ahora se dice con mucha fe lo que se desea conseguir).

Muéstrame, Señora de Montserrat, tu bondad, lleva a las Alturas cuanto antes estas urgentes peticiones y ruega para que consiga lo que solicito con humildad.

Virgencita amadísima, dulce y milagrosísima Señora de Montserrat, aleja de mi vida tanta preocupación, tanta dificultad y angustia, haz que el Señor me ayude con su infinita generosidad a superar todo lo que me aflige y desespera, que en estos momentos es mucho, y hace que me sienta tan mal, y además es motivo de angustia para mis seres queridos.

Saber que tu Corazón está siempre abierto, siempre dispuesto y cargado de bondad para quienes recurren a ti en sus penas, me alegra, me devuelve la paz y la tranquilidad, y me hace esperar que saldré de este mal momento, pues yo espero y confío me concederás el milagro pedido.

Pongo bajo tu cuidado e intercesión a mi familia, a las personas que quiero y me rodean.

Tú que siempre velas por el bienestar de tus hijos y que haces fácil los imposibles, ayúdanos, Santa Madre, no nos dejes solos, regálanos tu favor para aliviar nuestras cargas en esta vida, hasta que lleguemos a participar de la Gloria Eterna a tu lado y con nuestro Salvador y Señor.

Amén.