Saltar al contenido

Oración a Lucio III

Lucio III fue el papa N° 171 de la Iglesia Católica entre los años de 1181 a 1185. Fue el primer papa elegido por el concilio lateranense III, en el cual decidieron solo por los cardenales.Durante su papadocrecieron  en forma significativa las diferencias entre el papado y el imperio, sin embargo, desde su inicio como pontífice busco la pacificación dentro de la Iglesia. Su memoria se recuerda el 25 de septiembre.

Nació en Lucca, y lo bautizaron con el nombre de Ubaldo Allucinoli. Fue monje Cisterciense hasta el año 1142, cuando lo nombran Cardenal-Presbítero de Santa Práxedes por el papa Inocencio II, para más tarde obtener el título de Obispo de Ostia y Valletri. Fue elegido para ocupar el trono de San Pedro el día 4 de septiembre del año 1181.Después de su nombramiento vivió en Roma hasta marzo de 1182 pero decisiones de los nobles romanos que no había apoyado su elección, lo hicieron exiliarse hacia Velletri y Verona.

En su llegada a Verona, Lucio III se entrevistó con el emperador del Sacro Imperio Romano, Federico Barbarroja, con el fin de resolver la contienda existente entre el emperador Enrique V y la Iglesia por los terrenos que les había otorgado la condesa Matilde de Toscana tras su muerte. Dicha conversación no llego a algo positivo para Lucio y por ende tampoco lo apoyo en su deseo de regresar a Roma, por lo que Lucio en respuesta no coronó a su hijo Enrique VI como co-emperador.

En su periodo como papa, aclamó el Concilio de Verona, donde decretó la constitución “Sobre la abolición” en la que castigó las herejías. Este pasó a ser en un instrumento eficaz contra la indisciplina a la ortodoxia católica y se convertiría en las bases para el desarrollo del Tribunal de la Santa Inquisición y del Santo Oficio. En 1185, comenzó a preparar la Tercera Cruzada, apoyando el deseo de Balduino IV de Jerusalén, pero antes de poder llevarlo a cabo, Lucio III falleció el 25 de septiembre de ese mismo año y fue enterrado en la Catedral de Verona.