Saltar al contenido

Oración a León XII

León XII fue el papa de la iglesia católica N° 252, durante el período de 1823 a 1829. Durante su mandato, se preocupó por igualar la justicia social y restablecer el papel de la iglesia, su poder y su autoridad en Europa. Instaló varias medidas como reducción de impuestos y tarifas, que finalmente acabaron por afectar el tesoro de la Santa Sede; por otro lado se enfrentó a sociedades bíblicas y doctrinales que cuestionaban su poder, como los masones. Su memoria se recuerda el 10 de febrero.

León XII, cuyo nombre era Annibale Francesco Clemente Melchiorre Girolamo Nicola Sermattei della Genga Periberti di Fabriano, nació en la casa de los condes  de La Genga, el 22 de agosto de 1760, en Gesta de Ancona de los Estados Pontificios. Recibió educación en el Colegio Campana de Osimo y Piceno de Roma, para luego ingresas en la Pontifica Academia de Nobles Eclesiásticos de Roma, donde se recibió como sacerdote en el año 1783.

Su siguiente cargo fue como secretario del Papa Pío VI, y seguidamente pasó a ser nuncio en Suiza (1784). En el año 1792 se le designa como canónigo de la Patriarcal Basílica Vaticana, y dos años más tarde se consagra como Obispo de Tiro.

Fue enviado en misión diplomática a Alemania donde convivió en medio de las cortes de Desde, Múnich, Viena, e incluso en la de Napoleón. Cuando los Estados Pontificios son ocupados por los franceses, el Obispo Annibale es encarcelado y trasladado a la abadía de Monticelli donde permanece recluido. En 1814 con la llegada de Luis XVIII al trono de Francia, es uno de los enviados papales al nuevo reinado en el Congreso de Viena.

En 1816 es nombrado cardenal de Santa Maria in Trastevere por el papa Pío VII, quien en 1820 lo hace cardenal vicario de Roma. A la muerte del pontífice, Annibale es electo el 28 de septiembre de 1823, pasando a tomar el nombre de León XII.

Entre sus medidas económicas destacan la reducción de impuestos, la promoción de la justicia equitativa y social, el financiamiento para mejoras públicas, que por otro lado, afectaron la tesorería de la iglesia. En la propia Roma tuvo que posicionarse frente a las doctrinas que cuestionaban su influencia y poder y la iglesia católica, principalmente los masones y los carbonarios. No obstante, algunas medidas para controlar movimientos sociales le restaron popularidad.

Estuvo enfermo de gravedad varias veces durante su mandato, al menos en unas 17 recibió la extremaunción. Finalmente, falleció el 10 de febrero de 1829.