Saltar al contenido

Oración a la Vírgen Milagrosa

La Virgen Milagrosa es otro nombre que se le da a la Inmaculada Concepción de la Virgen María, su imagen se plasmó en una medalla que se diseñó siguiendo las instrucciones que la propia Virgen María le encomendó a la hermana Santa Catalina Labouré de Francia.

Oraciones a la Vírgen Milagrosa

Vírgen Milagrosa

Sucedió en una noche de julio del año 1830, la hermana Catalina era una novicia perteneciente a la comunidad de las Hijas de la Caridad de París, quien fue despertada de su sueño por un niño, probablemente un ángel, el mismo le pidió que se dirigiera a la capilla a orar. Cuando la hermana Catalina llega a la capilla se encuentra con la preciosa imagen de la Santísima Virgen María, la misma le confiesa que le tenía preparada una misión.

Dicha misión le sería revelada a Santa Catalina algunos meses más tarde, cuando el 27 de noviembre del mismo año de 1830 la hermana Catalina tuvo una visión de la Virgen María que estaba de pie sobre una especie de globo y sostenía en sus manos una esfera de oro en actitud de ofrenda al cielo, la virgen llevaba unos anillos en sus dedos de los que emanaban unos rayos luminosos.

La Virgen María le explicó a la hermana catalina que esta esfera simboliza el mundo entero y particularmente a Francia donde la situación social era crítica; los haces de luz representaban los favores que ella puede concederle a quienes los soliciten.

Posteriormente la hermana Catalina tuvo otra visión de la virgen, pero en esta los brazos de la virgen estaban extendidos y los haces de luz brotaban de sus dedos, rodeada por una inscripción que decía “Oh María, sin pecado concebida, ruega por nosotros que  recurrimos a ti”.

Luego la hermana Catalina pudo ver otro diseño, una serie de doce estrellas alrededor de una M de la que sale una cruz, y debajo de esta, dos corazones con llamas que brotan de ellos, uno rodeado de espinas y el otro atravesado por una espada.

Estas doce estrellas representan a los apóstoles que a su vez significan la Iglesia alrededor de la Virgen María; la cruz es símbolo de Cristo y de la redención, y el que salga de la M da a entender la estrecha relación de María con Jesús. Los corazones simbolizan el amor de Jesús y de María por la humanidad.

La Virgen María le encargó a Catalina que hiciera acuñar esta medalla según la visión que se le había manifestado, y le aseguró que los que usaren esta medalla recibirían gracias y favores.

Las medallas comenzaron a acuñarse y a distribuirse en París y de inmediato las bendiciones comenzaron, salud, paz, prosperidad, por lo que la misma gente comenzó a llamarla “Medalla de la Milagrosa”. Esta medalla es un testimonio de confianza y de fe en el poder de la oración a Dios y a los santos.

Devoción a la Virgen Milagrosa

La Inmaculada Concepción de María es conocida también como la Virgen de la Medalla Milagrosa. Su devoción se hizo popular en todo el mundo cristiano a partir del 27 de noviembre del año 1830, cuando la joven novicia Catalina Labouré, del Convento de las Hijas de la Caridad de San Vicente Paúl (París), recibió tres visiones de la Virgen María, donde le enseñaba a hora, le entregaba la imagen de la medalla que mandaría a acuñar y le pedía que propagase su fe por todo el mundo.

En sus apariciones, la Virgen María le prometió a Catalina que los devotos que vistieran la medalla de la milagrosa, recibirían todas las gracias y ayudas que solicitaren con fe y devoción. La iglesia estudio el caso y el testimonio de Catalina, y finalmente aprobó la elaboración de la Medalla de la Milagrosa desde el año 1832. Su distribución comenzó localmente en París; casi de inmediato se hicieron sentir los relatos de milagros y favores concedidos por la intercesión de la Virgen de la Medalla Milagrosa. La investigación de las apariciones llevó a su autenticación en 1836, quedando confirmada esta devoción.

Los fieles que llevan la Medalla Milagrosa deben usarla como un testimonio de fe y confianza en el poder de la oración sincera y arrepentida para la conversión del espíritu y el logro de favores de Dios. La Virgen recomienda a los devotos pedir paciencia, perdón, fortaleza en la fe y arrepentimiento. Con los años han surgido diversas congregaciones religiosas en devoción a la Virgen Milagrosa alrededor del mundo.

Esta medalla que entregó a los cristianos simboliza los milagros que la fe puede alcanzar; la luz de la esperanza en Cristo y en la palabra de Dios; y también recuerda el dolor del pecado y los sufrimientos del mundo terrestre.

La novena de la Medalla Milagrosa se recita entre los días 18 y 26 de noviembre, esta oración también fue promovida por Santa Catalina, y debe repetirse el 27 de noviembre a las 5:30pm, momento exacto de la aparición.