Saltar al contenido

Oración a la Vírgen Milagrosa

Oración a la Vírgen Milagrosa
5 (100%) 3 votes

La Virgen Milagrosa es otro nombre que se le da a la Inmaculada Concepción de la Virgen María, su imagen se plasmó en una medalla que se diseñó siguiendo las instrucciones que la propia Virgen María le encomendó a la hermana Santa Catalina Labouré de Francia.

Sucedió en una noche de julio del año 1830, la hermana Catalina era una novicia perteneciente a la comunidad de las Hijas de la Caridad de París, quien fue despertada de su sueño por un niño, probablemente un ángel, el mismo le pidió que se dirigiera a la capilla a orar. Cuando la hermana Catalina llega a la capilla se encuentra con la preciosa imagen de la Santísima Virgen María, la misma le confiesa que le tenía preparada una misión.

Dicha misión le sería revelada a Santa Catalina algunos meses más tarde, cuando el 27 de noviembre del mismo año de 1830 la hermana Catalina tuvo una visión de la Virgen María que estaba de pie sobre una especie de globo y sostenía en sus manos una esfera de oro en actitud de ofrenda al cielo, la virgen llevaba unos anillos en sus dedos de los que emanaban unos rayos luminosos.

La Virgen María le explicó a la hermana catalina que esta esfera simboliza el mundo entero y particularmente a Francia donde la situación social era crítica; los haces de luz representaban los favores que ella puede concederle a quienes los soliciten.

Posteriormente la hermana Catalina tuvo otra visión de la virgen, pero en esta los brazos de la virgen estaban extendidos y los haces de luz brotaban de sus dedos, rodeada por una inscripción que decía “Oh María, sin pecado concebida, ruega por nosotros que  recurrimos a ti”.

Luego la hermana Catalina pudo ver otro diseño, una serie de doce estrellas alrededor de una M de la que sale una cruz, y debajo de esta, dos corazones con llamas que brotan de ellos, uno rodeado de espinas y el otro atravesado por una espada.

Estas doce estrellas representan a los apóstoles que a su vez significan la Iglesia alrededor de la Virgen María; la cruz es símbolo de Cristo y de la redención, y el que salga de la M da a entender la estrecha relación de María con Jesús. Los corazones simbolizan el amor de Jesús y de María por la humanidad.

La Virgen María le encargó a Catalina que hiciera acuñar esta medalla según la visión que se le había manifestado, y le aseguró que los que usaren esta medalla recibirían gracias y favores.

Las medallas comenzaron a acuñarse y a distribuirse en París y de inmediato las bendiciones comenzaron, salud, paz, prosperidad, por lo que la misma gente comenzó a llamarla “Medalla de la Milagrosa”. Esta medalla es un testimonio de confianza y de fe en el poder de la oración a Dios y a los santos.

Adquiere tu medalla de la Vírgen Milagrosa


Oración a la Vírgen Milagrosa para pedirle un milagro

Oh Virgen de los Milagros, tierna Madre del Señor, hoy acudimos ante ti con todo nuestro fervor, escucha de tus hijos su mas sentido clamor y dirige hacia nosotros la mirada de tus amorosos ojos, no nos dejes sin tu auxilio en las desolaciones y llantos ilumínanos en las penas y tristezas con tu amor, danos esperanza y alivio cuando nos invada la aflicción.

Santa María de los Milagros, Madre del Redentor, Excelsa Señora depositaria de los dones del Señor, en estos momentos aciagos precisamos tu comprensión, ampáranos y con tus manos bondadosa concédenos favor, alivia los problemas y dificultades que nos causan desazón.

Tú que tantos milagros derramas a los que van a ti con devoción, haz en nuestras vidas un milagro y danos solución para este grave circunstancia que nos duele y rompe el corazón: (pedir con gran esperanza lo que se quiere conseguir).

Nuestra Señora de los Milagros, Reina de misericordia, asístenos con tu poderosa intercesión y nuestros males, preocupaciones y necesidades remedia ayúdanos en la lucha, danos fortaleza y valor, guía nuestros pasos y alumbra nuestros caminos ¡ruega por tus hijos ante Dios! extiende sobre nosotros el celeste manto de tu protección libéranos de enemigos y peligros danos salud, trabajo, prosperidad y amor, llena nuestros hogares de justicia, fe, esperanza y caridad, y uno a uno danos refugio y tu bendición de paz.

¡Virgen de los Milagros, Madre compasiva, no nos desampares ni en la muerte ni en la vida!

Amén.

Oración a la Vírgen Milagrosa para pedir un favor

¡Oh María, consuelo de cuantos os invocan!.

Escuchad benigna la confiada oración que en mi necesidad elevo al trono de vuestra misericordia.

¿A quién podré recurrir mejor que a Vos, Virgen bendita, que sólo respiráis dignidad y clemencia, que dueña de todos los bienes de Dios, sólo pensáis en difundirlos en torno vuestro?

Sed pues mi amparo, mi esperanza en esta ocasión; y ya que devotamente pende de mi cuello la Medalla Milagrosa, prenda inestimable de vuestro amor, concededme, Madre Inmaculada, concededme la gracia que con tanta insistencia os pido.

Oración a la Vírgen Milagrosa para dar gracias

¡Oh dulce y gloriosísima Virgen María! he dirigido mis humildes súplicas a vuestro trono y he conocido por experiencia que nunca se os invoca en vano; que vuestros ojos miran complacidos a quien en vuestra presencia se postra; que vuestros oídos están atentos a nuestras plegarias; que vuestras manos vierten bendiciones a torrentes sobre el mundo entero, y en particular sobre los que llevan con confianza la Medalla Milagrosa.

¿Cómo pagaros, Madre Inmaculada, tanto favor? de ningún modo mejor que proclamando vuestra bondad, difundiendo por todas partes vuestra bendita Medalla, como me propongo hacerlo desde este día en testimonio de mi agradecimiento y de mi amor.

Dadme gracia, Madre mía, para llevarlo a cabo.

Oración a la Vírgen de la medalla Milagrosa

¡Oh María, sin pecado concebida, ruega por nosotros que acudimos a ti! Santa madre de Cristo misericordiosa; Reina y señora de mis actos y protectora mía de la gracia del Santo Padre.

¡Oh caritativa Virgen nuestra! no nos desampares en esta vida y vigila con auspicio los pasos que damos tus devotos en esta vida.

Cúbrenos con tu sagrado manto y haznos cada día unas mejores personas.

Amén.

Oración a la Vírgen Milagrosa para los casos difíciles

¡Santa María! Consuelo sagrado de todos los que os invocan; escucha con paciencia y atención la plegaria que el día de hoy yo elevo en vuestro nombre para pedir por la sagrada muestra de tu infinita misericordia.

No me desamparas, querida madre, y salva del abismo a este fiel devoto de vuestro nombre.

Socórreme en estos momentos de duda en la que mi alma ya no sabe cómo obrar en el desconcierto presente.

Sé que escucharás con atención mis oraciones pues tú eres solo infinita gracia.

Amén.

Oración a la Vírgen Milagrosa para los niños

Querida Virgen de la Milagrosa, santa madre mía que alumbra los primeros pasos que doy en esta vida.

Guía de mis acciones infantiles y benevolente protectora de mi alma.

Este día, amada Virgen, deseo agradecerte por todo aquello que tú me has concedido y en especial por ese cariño que me otorgan mis padres.

Te ruego que me hagas siempre una mejor persona para que yo pueda crecer según los designios de Dios.

Amén.

Oración a la Vírgen Milagrosa para pedir un milagro

 ¡Oh madre piadosa! Amada Virgen Milagrosa; Protectora de los menos afortunados y atenta madre de que los necesitamos de un milagro.

Solo tú eres la que otorga vida y por eso, como fiel devoto, yo acudo hoy en tu nombre para pedir un socorro esperanzador: ayúdame en esta situación que me embarga y no dejes que mi fe se ve menoscabada por esto.

Dame infinita fuerza.

Amén.

Oración a la Vírgen Milagrosa para los enfermos

¡Gloriosa Virgen de la Milagrosa! atenta madre de Cristo que cuida a los que yacen en horas de desconcierto y fragilidad.

¡Santa madre benevolente! hoy con mis plegarias acudo a ti para pedirte con humildad y mucha esperanza, que socorras al que en este momento está postrado en la cama con dolor y mucho suplico.

Solo tu mediación lo salvará y hoy rogamos con fe ante ti para que así sea.

En tus manos colocamos su destino y su pronta recuperación.

Amén.

Oración a la Vírgen Milagrosa para el amor

¡Santa Madre de la Milagrosa! Asidera de amor celestial propagado por el Santo Padre de los cielos.

Hoy elevo esta plegaria a lo alto para que logres invadirme de ese sentimiento puro que es el eje de la palabra sagrada.

No dejes que el odio invada mi alma y procura que el amor arrope mi alma y que pueda yo hacerlo distribuir entre los que se encuentren cerca de mí.

Amén.

Oración a la Vírgen Milagrosa para la curación de un enfermo

¡Oh María, sin pecado concebida, cuya inmensa bondad y tierna misericordia no excluye el alivio de este amargo fruto de la culpa que se llama enfermedad de la cual es con frecuencia víctima nuestro miserable cuerpo! ¡Oh Madre piadosa, a quien la Iglesia llama confiada ¡Salud de los enfermos!.

Aquí me tenéis implorando vuestro favor. Lo que tantos afligidos obtenían por la palabra de vuestro Hijo Jesús, obténgalo este querido enfermo, que os recomiendo, mediante la aplicación de vuestra Medalla.

Que su eficacia, tantas veces probada y reconocida en todo el mundo, se manifieste una vez más: para que cuantos seamos testigos de este nuevo favor vuestro, podamos exclamar agradecidos: La Medalla Milagrosa le ha curado.