Saltar al contenido

Oración a la virgen del carmen por los niños

virgen-del-carmen

Oración a la virgen del carmen por los niños

Madre de los cristianos, Virgen del Carmen, gracias por toda la niñez del mundo, en tus sagradas manos encomiendo la niñez de todo el mundo, especialmente aquellos que carecen de amor, de alimento y de padres que cuiden de ellos y defiendan sus derechos;  por el inmenso y especial amor que tu hijo le  profesa a los niños, por la ternura y bondad con la  que en tus santas manos tu hijo Jesús descansó y se valió para crecer y sentirse seguro, te ruego bendigas y sostengas cada niño que sufre.

Virgen del Carmen, bajo tu sagrado manto dígnate guardar la integridad de cada niño en todo el mundo, su dignidad herida por la irracionalidad y la injusticia humana, ayudalos a crecer en sabiduría, en amor, en el respeto mutuo y por quienes están a su cargo.

Madre venerable, Virgen del Carmen intercede para que quienes están a cargo de ellos lo hagan con la debida responsabilidad, siendo testimonio, siendo coherentes y en especial les transmitan los elementos necesarios para un sano crecimiento y formación para su desarrollo que además les sirvan como guía para su caminar y adaptación al mundo actual.

Venerable y humilde Señora, Virgen del Carmen haz que su crecimiento sea proporcional en edad, gracia y sabiduría, que nunca sean privados del conocimiento espiritual, del amor de Dios y sus promesas

Madre y reina de la humanidad, aleja los pequeños e inocentes niños de personas que habrán de influir negativamente sobre ellos, de abusadores, sexuales, de quienes los usan para trabajar indignamente valiéndose de su fragilidad e indefensión, libralos además de ser sometidos por organizaciones de la muerte que buscan en ellos lucro mediante el comercio de menores; gracias Virgen del Carmen por ser abogada de la humanidad.

Dirige tu mirada especialmente a los niños más desprotegidos, a quienes carecen de padres o tutores que hagan valer sus derechos, dirige tu mirada a todos los niños que no tienen alimento, que no tienen educación y que andan por este mundo sin esperanza, que viven en soledad y abandono. Amen.