Saltar al contenido

Oración a la Vírgen del Cármen

Oración a la Vírgen del Cármen
5 (100%) 4 vote[s]

La Virgen del Carmen es una de las advocaciones de la Santa Madre de Jesús, la Virgen María, una de sus representaciones más conocida y más querida.

La Virgen María se ha presentado en numerosos lugares a lo largo de la historia, mostrándose con distintos vestidos, y trayendo mensajes para la humanidad. Cada una de estas apariciones se conoce como advocaciones. En el caso de la Virgen del Carmen, su historia comienza con la presencia de la Virgen en el Monte Carmelo, de donde sale el nombre de esta santa.

La historia del Santo Lugar del Monte Carmelo está escrita en el libro de Reyes, donde narran que el profeta Elías hace la promesa a Dios de ayudar al pueblo a abandonar los cultos paganos para que así la sequía que azotaba esas tierras acabase. En una oportunidad Elías se retiró a rezar en la cima de este monte cuando observó a lo lejos una pequeña nube, que con los días se convirtió en una gran y provechosa lluvia.

Desde entonces el Monte Carmelo se conoció como un lugar sagrado, que posteriormente fue poblado por unos religiosos ermitaños que rezaban a la Virgen María y la invocaban con el título de Santísima Virgen del Monte Carmelo, posteriormente estos devotos se formarían la orden de los Padres Carmelitas.

La historia continua hasta la aparición de la Virgen María, la cual tuvo lugar el domingo 16 de julio de 1251, y fue San Simón Stock, uno de los Padres Carmelitas, quien se encontraba orando en el convento de Cambridge, cuando tuvo la visión de una dama vestida de hábito carmelita, que llevaba al Niño Jesús en sus brazos y en su mano el Escapulario, era la Virgen María, Ella le hizo entrega del escapulario para la protección y amparo de la orden de los carmelitas.

virgen-del-carmen

Oración a la Vírgen del Cármen para emergencias

¡Oh Hermosura del Carmelo! Míranos postrados reverentes ante su sagrada imagen y concédenos benigna tu amorosa protección. Te encomiendo las necesidades de nuestro Santísimo Padre el Papa y la Iglesia Católica, nuestra Madre, así como las de mi nación y las de todo el mundo, las mías propias y las de mis parientes y amigos.

Nuestra Señora del Carmen ruega por mi.

Amén

Oración a la Vírgen del Cármen en su día

Virgen Santísima del Carmen, yo deseo que todos sin excepción, se cobijen bajo tu sombra protectora de tu Santo Escapulario y que todos estén unidos a Ti Madre Mía, por los estrechos y amorosos lazos de ésta tu querida insignia.

Amén

Oración a la Vírgen del Cármen para niños

Virgen del Monte Carmelo, al terminar el día y llegar la noche te doy gracias por las bendiciones recibidas hoy, te pido perdón si actúe mal.

Virgen carmelita cubreme bajo tu santo escapulario, protege a mis padres, mis hermanos y mis amigos.

Te pido que cada día me enseñes a quererte más.

Vírgen del Carmen Ruega por nosotros.

Oración a la Vírgen del Cármen para pedir un milagro

Oh Virgen Santísima del Carmen. Llenos de la más tierna confianza, como hijos que acuden al corazón de su madre, nosotros venimos a implorar una vez los tesoros de misericordia que con tanta solicitud nos habéis siempre dispensado.

Por eso a Ti clamamos en todos nuestros peligros y necesidades seguros de ser benignamente escuchados. Tu eres la Madre de la divina gracia, conserva puras nuestras almas; eres la Torre poderosa de David, defiende el honor y la libertad de nuestros países; eres el Refugio de los pecadores, troncha las cadenas de los esclavos del error y el vicio; eres el consuelo de los afligidos, socorre a las viudas, a los huérfanos y desvalidos; eres el auxilio de los cristianos, conserva nuestra fe y proteged a nuestra Iglesia, en especial a sus obispos, sacerdotes y religiosas.

Desde el trono de vuestra gloria, atiende nuestras súplicas, ¡Oh Madre del Carmelo!. Abre vuestro manto y cubre con él a todos nuestros países.

Te pedimos el acierto para los magistrados, legisladores y jueces; la paz y la piedad para los matrimonios y familias, el santo temor de Dios para los maestros, la inocencia para los niños, y para la juventud oración a la virgen del carmenuna cristiana educación.

Apartad de nuestras naciones los terremotos, epidemias y calamidades, alejad de nuestros mares las tormentas y dad la abundancia a nuestros campos y montañas. Sé el remedio de los enfermos, la fortaleza de las almas atribuladas, la protección especial de los moribundos y la redentora de las almas del Purgatorio.

Óyenos Madre clementísima y permite que vivamos unidos en la vida a la confesión de una misma fe y la práctica de un mismo amor al Corazón Divino de Jesús, podamos ser trasladados de la patria terrenal a la patria inmortal del cielo en que te alabaremos y bendeciremos por los siglos de los siglos.

Así sea.

Oración a la Vírgen del Cármen para las embarazadas

Virgen del Carmen tu que tuviste la oportunidad de ser madre,  te pido me cuides a mi a mi hijo que viene en camino, Oh madre de amor que por tu santo escapulario  mi bebe sea una persona de bien creyente en ti y en Dios, te pido que durante mi embarazo me protejas y durante el parto todo salga bien.

Haz que mi bebé nazca sano y fuerte con la protección de tu manto, que yo luego me encargare de guiarlo por el camino correcto.

Virgen madre del niño Jesús ahora me siento tranquila  y en calma porque siento tu maternal protección.

Oración a la Vírgen del Cármen para sanar a un enfermo

¡Amantísima Madre mía, María Santísima del Carmen! ¿A quién sino a Vos, que sois la salud de los enfermos, el consuelo de los afligidos y el amparo de los desvalidos, he de acudir en esta extrema necesidad en que me hallo?

Vos bien sabéis, Madre mía, que por la divina voluntad de Dios llevo padeciendo tanto tiempo con esta penosa enfermedad, sin que hasta ahora haya podido encontrar consuelo en los médicos de la tierra; antes, al contrario, mis sufrimientos van aumentando de día en día, mientras siento agotarse mis escasas fuerzas y me va faltando la necesaria paciencia para soportarlos.

Espero de vuestro bondadoso corazón ¡oh María! Que os compadeceréis de mi, y que me otorgaréis la salud de que carezco, pues no en balde cubro mi pecho con vuestro Sagrado Escapulario, que es prenda de vuestra amorosa protección y universal medicina en las enfermedades del espíritu y del cuerpo.

En retorno de esta gracia, que no me negaréis, yo os consagro mi alma con todas sus potencias, mi cuerpo con todos sus sentidos; en una palabra, todo mi ser, para que Vos dispongáis de mí como cosa que os pertenece.

Si Dios Nuestro Señor, en sus altos juicios, no quisiere darme la salud que por vuestra mediación le imploro, porque tal vez convenga para su gloria y mi propia salvación el que yo sufra y padezca con esta enfermedad, entonces os pido, Madre mía, que me alcancéis de Su Divina Majestad la virtud de la paciencia, para que con ella pueda sobrellevar mis padecimientos con la resignación propia de un buen cristiano, y por medio de ellos purificarme por completo de todos mis pecados a fin de conseguir la gloria eterna. Amén.

Oración a la Vírgen del Cármen para momentos difíciles

Madre amada, Virgen del Carmen, tengo muchas dificultades: te pido por favor, ayúdame.

De los enemigos del alma, Madre mía,  sálvame.

En mis desaciertos, por favor,  ilumíname.

En mis dudas y penas, te suplico, confórtame.

En mis enfermedades, ten misericordia y fortaléceme.

Cuando me desprecien, por favor anímame.

En las tentaciones, Tu que has vencido, defiéndeme.

En horas difíciles: necesito de Ti, consuélame.

Con tu corazón maternal, ámame.

Con tu inmenso poder, protégeme.

Y en tus brazos cuando muera, te lo ruego, recíbeme.

Virgen del Carmen, ruega por nosotros.

Amén.

Oración a la Vírgen del Cármen de Colombia

¡Oh Virgen Santísima Inmaculada, belleza y esplendor del Carmen! Vos, que miráis con ojos de particular bondad al que viste vuestro bendito Escapulario, miradme benignamente y cubridme con el manto de vuestra maternal protección.

Fortaleced mi flaqueza con vuestro poder, iluminad las tinieblas de mi entendimiento con vuestra sabiduría, aumentad en mí la fe, la esperanza y la caridad. Adornad mi alma con tales gracias y virtudes que sea siempre amada de vuestro divino Hijo y de Vos.

Asistidme en vida, consoladme cuando muera con vuestra amabilísima presencia, y presentadme a la augustísima Trinidad como hijo y siervo devoto vuestro, para alabaros eternamente y bendeciros en el Paraíso. Amén

Oración a la virgen del Carmen de Apicalá

Oh/ Nuestra Señora del Carmen de Apicalá a tu corazón confiamos todas nuestras almas, necesidades e intenciones y la de todos tus devotos.

Tú eres nuestra Madre y lo que tú quieras será lo mejor para nosotros. Reconocemos tu poder en el cielo y en la tierra y el influjo maternal que tienes sobre el Corazón adorable de ti Divino Hijo. Alcánzanos la gracia de ser tus verdaderos hijos llevando una vida verdaderamente cristiana.

Danos mucho amor a tu Divino Hijo Jesucristo y a tu Santa Iglesia Católica. Asístenos en la vida, en la muerte, en el purgatorio para que cantemos todas tus alabanzas en el Cielo.

Amén

Oración corte a la Vírgen del Cármen

¡Oh Virgen Santa del Carmen! Jamás podremos corresponder dignamente a los favores y gracias que nos has hecho al darnos tu santo Escapulario.

Acepta nuestro sencillo, pero hondamente sentido, agradecimiento y, ya que nada te podemos dar que sea digno de Ti y de tus mercedes, ofrecemos nuestro corazón, con todo su amor, y toda nuestra vida, que queremos emplear en el amor y servicio de tu Hijo Señor nuestro, y en propagar tu dulce devoción, procurando que todos nuestros hermanos en la fe, con los cuales la divina Providencia nos hace convivir y relacionar, estimen y agradezcan tu gran don, vistiendo el santo Escapulario, y que todos podamos vivir y morir en tu amor y devoción. Amén.

Oración a la Vírgen del Cármen patrona de Chile

¡Virgen del Carmen, María Santísima, Dios te escogió como Madre de su Hijo, del Señor Jesús que nos trae el amor y la paz.

Madre de Chile, a Ti honraron los padres de la patria, y los más valientes de la historia; desde los comienzos nos diste bendición.

Hoy te confiamos lo que somos y tenemos; nuestros hogares, escuelas y oficinas; nuestra fábricas, estadios y rutas; el campo, las pampas, las minas y el mar.

Protégenos de terremotos y guerras, sálvanos de la discordia; asiste a nuestros gobernantes; concede tu amparo a nuestros hombres de armas; enséñanos a conquistar el verdadero progreso que es construir una nación de hermanos donde cada uno tenga pan, respeto y alegría. Virgen del Carmen, Estrella de Chile, en la bandera presides nuestros días y en las noches tormentosas, sabiamente alumbras el camino. Madre de la Iglesia,

Tú recibes y nos entregas a Cristo; contigo nos ofrecemos a Él, para que sobre Chile extienda los brazos salvadores de su cruz y la esperanza de su resurrección.

Amén

Oración a la Vírgen del Cármen patrona de los conductores

Oh, Virgen del Carmen, dame mano firme y mirada vigilante para que a mi paso no cause daño a nadie. A ti madre Santa te pido humildemente guardes mi vida hoy y en todo instante.

Libra Señora a quienes me acompañan de todo mal, choque, enfermedad, incendio o accidente. Enséñame a hacer buen uso de mi vehículo, para remedio de mis necesidades ajenas.

Haz en fin madre de dios que no me arrastre el vértigo de la velocidad, y que admirando la hermosura de este mundo logre seguir y terminar el camino de la felicidad. Te suplico con todo fervor me cuides y me guíes por el buen camino.

Amén

Oración a la virgen del Carmen por los difuntos

Piadosa Madre del Carmelo, protectora de todos los que sufren y de quienes se purifican para participar en el gozo celestial, escucha nuestras oraciones.

Te encomendamos a nuestros hermanos ya fallecidos y a todas las benditas almas del purgatorio.

Intercede ante tu Hijo Jesucristo nuestro Salvador, para que sea con ellos juez misericordioso y les perdone las culpas que en su fragilidad cometieron.

Vela por quienes seguimos en este mundo y concédenos la gracia de amarte y honrarte para siempre para que tú nos guíes a tu Hijo y con Él participemos de la gloria eterna.

Concédele Señor el descanso eterno a todas las benditas almas. Brille para ellas la luz perpetua. Por la misericordia de Dios descansen en paz todos nuestros hermanos difuntos.

Amén.