Saltar al contenido

Oración a la Virgen de Fatima para pedir el descanso de un difunto

Oración a la Virgen de Fatima para pedir el descanso de un difunto

Venerable Virgen de Fátima, intercesora de la humanidad a través de toda su historia, en tus santas y venerables manos pongo el descanso eterno de (nombrar el difunto), tú en silencio y con sabiduría  soportaste la muerte de tu hijo en la cruz; hoy nos ponemos a  tus pie y te suplicamos nos ayudes a sobrellevar nuestro dolor y a aceptar nuestra realidad para que de esta manera, hagamos la voluntad de tu hijo quien nos mandó creó y nos dejo sus mandamientos.

Bondadosa Señora, Virgen de Fátima, Madre de infinita caridad, sabiendo la temporalidad de este mundo y lo efímero que es nuestro paso por él, pedimos tu intercesión para que los bienes eternos, prometidos desde tiempos remotos para nosotros y para quienes cumplan la voluntad divina, sean heredados por (nombre del difunto) quien ha sido llamado a la plenitud de la vida eterna por el Padre y por quien hoy mediante esta oración, en las manos benditas de nuestra Madre Virgen de Fátima ponemos.

Rogamos para que la partida de nuestro ser querido, por los ruegos nuestros y la mediación de nuestra Madre de Fátima haya sido por el camino a la eternidad bienaventurada. Señora da eterna bondad, puerta del cielo dile a tu hijo que no mire en nuestro hermano la miseria de su alma, ni sus debilidades, ni su pecado, sino su misericordia por él, sus buenas obras y las oraciones de nuestra Santa Iglesia.

Gracias venerada Virgen de Fátima por tomar en tus sagradas manos esta oración, gracias por socorrenos en medio de la tragedia y el dolor, toma nuestro sufrimiento y nuestra pena y llevalos al Padre para reparación de sus pecados y los nuestros. Intercede oh Santa Madre ante Jesús para que la gloria eterna alcanzada por tu Hijo mediante sus dolores en la cruz, sea otorgada a nuestro ser querido y haga parte por siempre de los  bienaventurados a la diestra del Padre. Amen.

(Rezar tres Padrenuestros pidiendo por el descanso eterno de su alma)