Saltar al contenido

Oración a la Virgen de Fátima para dar gracias

Oración a la Virgen de Fátima para dar gracias

Virgen de Fátima, madre de toda la humanidad, sintiéndonos favorecidos y escuchados por ti oh bondadosa Señora, hoy invocamos tu presencia y tu nombre no para pedir, sino para expresarte nuestra gratitud y complacencia; recibe nuestro respeto y veneración que bien mereces por parte de todos tus hijos sabiendo que gracias a tu cercanía con el Padre, al amor de madre por tu hijo Jesús y generosidad desde el cielo, has logrado alcanzar para nosotros y para toda la humanidad infinitos y grandes favores, triunfos y bendiciones en los cuales si no hubiera sido por tu sí incondicional, de ello no hubiéramos gozado, na la gracia obtenido.

Amadísima Señora Virgen de Fátima, danos tu oh Madre nuestra, la gracia de venerarte, honrarte y mostrarte siempre nuestra gratitud con nuestras palabras, con nuestros hechos, con nuestro testimonio de vida. Haz que todo lo que digamos, lo que mostramos y lo que somos como hijos tuyos, glorifique tu hijo, agrade tu ser, te venere como Madre nuestra y Reina del cielo. Recibe como ofrenda nuestro amor por el abandonado, nuestra caridad por el necesitado, nuestro perdón al que nos ha ofendido y nuestra oración por quien en el sufrimiento, a ti recurre.

Gracias Madre nuestra, Virgen de Fátima, gracias por tantos regalos de ti recibidos, reconocemos en el Santo Rosario, escudo infranqueable contra el mal; en tu hijo Jesús, el mayor y más grande regalo de amor hecho a la humanidad; en tus apariciones por todo el mundo, la mayor muestra compasión.  Gracias generosa y amable Señora, pues Dios se ha valido de un ser humano humilde y pequeño como tu para mostrarle a toda la humanidad la grandeza y el poder de su Hijo, en tí el mismo Dios experimentó el más bello amor de madre jamás visto.

Como no mostrarte oh santa y venerable Virgen de Fátima siempre nuestra gratitud si  fuiste y serás camino de salvación para todo aquel que lo pida, eres intercesora de la humanidad entera ante el Padre; eres quien cuida de tus hijos especialmente en las más duras pruebas. Gracias Virgen de Fátima por tu ternura, gracias Madre nuestra no dejarnos perder en el abismo, gracias por favorecernos del enemigo contra el cual Dios te hizo vencedora, gracias Reina de todo el universo. Amen.

(Ofrecer tres Avemarías a nuestra Virgen de Fátima como gratitud)