Saltar al contenido

Oración a la Virgen de Fátima para bendecir el hogar y la familia

Oración a la Virgen de Fátima para bendecir el hogar y la familia

Madre de todos los hombres, venerable Señora, Virgen de Fátima, hoy encomendamos y consagramos nuestro hogar y todos quienes en esta familia te amamos y te veneramos; abre tu oh Santa y buena Madre las puertas de nuestra casa para que quienes entran reciban tu bienvenida, además quienes salgan, lleven consigo la protección de una madre tierna, poderosa y amorosa, llena con tu presencia también las ventanas para que por donde entra luz y ventilación, también entre tu bendición. 

Guarda y bendice oh santa Virgen de Fátima quienes conformamos esta familia y formamos un hogar conforme a los deseos y mandamientos del Padre, Virgen de Fátima, reina universal de la obra de Dios, reina y madre de toda la humanidad, reina de mi hogar, reina de mi familia, reina todos los que a ti acudimos y suplicamos, mira cuán amenazados se encuentran hoy las familias y hogares, derrota y deja sin poder todas la amenazas provenientes del enemigo que vive a nuestro acecho.

Acompañanos oh Virgen de Fátima, de día y de noche, rogamos por la unidad y santidad de esta familia, pedimos las virtudes y la bondad de la Sagrada Familia de Nazareth. Virgen de Fátima haznos receptores y merecedores de tu amor y de tus bendiciones como lo hiciste con los tres pastorcitos que sin merecerlo, alcanzaron contemplar tu presencia, vieron materializados en ellos tus favores, tuvieron el privilegio de oír tu voz sagrada y sanadora además de tenerte como madre por siempre. 

Gracias venerada Virgen de Fátima, que desde Portugal con el inicio de tus apariciones, haz hecho de este mundo, un mundo con más caridad, con más amor y santidad, lograste unir muchas familias y hogares con el poder de la oración. Rogamos perpetues dentro de todas las familias y hogares de todas las naciones, especialmente dentro del nuestro, la perseverancia, el perdón y el amor y la devoción por tu veneración y tus apariciones. Amen.

(Ofrecer a la Virgen de Fátima tres avemarias suplicando por nuestro hogar)