Saltar al contenido

Oración a la Santísima Trinidad para la protección de los hijos

santisima-trinidad

Oración a la Santísima Trinidad para la protección de los hijos

Poderosa omnipotencia divina, Santísima Trinidad, tú conoces mis hijos, los conoces desde antes que existieran, pues desde tiempos remotos ya habías pensado en ellos, los creaste con infinito amor y para hacer parte de tu maravillosa y eterna obra, hoy los consagro a ti, los pongo dentro de tu corazón, guardarlos, protege en ellos cada etapa de su vida, desde su nacimiento hasta su vejez si se la has de conceder.

Santísima Trinidad, te presento en mis hijos la más bella obra de tu creación, no soy dueño de ellos, no soy dueño de sus vidas, pero su integridad, al poder  supremo del Padre encomiendo; nos has dado la gracia de ser partícipes de tu obra por medio de la cual quisiste que se multiplique tu descendencia, los creaste libres, espontáneos y les diste discernimiento, entendimiento y a todos nos has dado la gracia y el privilegio de ser tus hijos adoptivos, toma oh Santísima Trinidad en mis hijos una muestra de tu obra maravillosa y concédeles ser libres de todo mal y peligro.

Santísima Trinidad, reviste mis hijos de tu gracia, haz de ellos personas útiles a la sociedad, personas honorables, que no busquen protagonismos sino servir, que no busquen grandezas de este mundo sino humildad. Toma su alma, su cuerpo, su mente, su corazón, toma sus cinco sentidos, su personalidad; sella con tu preciosa sangre toda su integridad material y espiritual para que el mal de este mundo y los poderes del maligno no puedan jamás alcanzarlos.

Poder omnipotente y eterno, Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, os ruego recibas mis palabras de agradecimiento, guardar en mis hijos el mayor regalo de mi vida, suplico  te dignes aceptar desde mi humanidad imperfecta las palabras de esta oración con las que por mis hijos te ruego. Amen.

(Ofrecer tres Padres Nuestros suplicando por el bienestar de nuestros hijos, su presente y su futuro)