Saltar al contenido

Oración a la Divina Misericordia para solucionar problemas de pareja

divina-misericordia

Oración a la Divina Misericordia para solucionar problemas de pareja

Señor Todopoderoso, Divina Misericordia, a tus pies llevamos mediante esta oración todos los problemas que se interponen en la buena relación y en el buen entendimiento que deseamos para la sana  convivencia y para nuestra felicidad. Acoge en tus manos esta oración, acoge cada día de nuestra convivencia, mira los problemas que se interponen en medio, llena nuestras mentes de amor, de entendimiento mutuo, de perdón y reconciliación, Divina Misericordia, acoge esta súplica, quédate con nosotros, concédenos armonía, danos la gracia de amarnos y soportarnos como somos todos los días.

Divina Misericordia, tú puedes hacer posible lo imposible, si en nosotros hay odio, muéstranos tu amor; ante nuestras peleas, muéstranos tu verdadera paz; cuando no hay diálogo, haz tu de mediador y por nuestra falta de amor, quédate siempre con nosotros. Propicia en esta pareja la búsqueda de la felicidad mutua, del servicio y el compromiso sin egoísmo, concédenos la victoria que diariamente buscamos pudiendo por tu asistencia y bondad sobrepasar toda prueba y toda adversidad. 

Divina Misericordia pongo en tus manos y bajo tu protección y cuidado mi relación de pareja con cada acierto y con cada desacierto, reconocemos ante ti nuestros errores, nuestra limitación y humanidad llena de vacíos y vicios, pero de esa misma forma acudimos ante tu presencia reconociendo que eres fuente infinita de poder, perdón y sanación; consagramos a tu santa presencia y mansedumbre nuestra agitada y turbulenta relación especialmente en esos momentos donde los problemas y la ausencia de tranquilidad nos rodea.

Divina Misericordia con toda nuestra fe y con toda nuestra esperanza puesta en ti, confiamos en que por el verdadero amor que nos tienes a pesar de nuestros errores y desobediencias, reestablecerlas en nosotros lo perdido, curarás nuestras heridas, restauraras nuestro amor sincero y en nosotros, de acuerdo a tu promesa, todo lo harás nuevo. Amen.

(Ofrecer el credo a la Divina Misericordia, pidiendo la restauración de todo lo perdido en la relación)