Saltar al contenido

Oración a Julio II

Fue el papa N° 216 de la Iglesia Católica por al menos 10 años, desde el 1503 hasta el año 1513. Su pontificado fue de intensa actividad política y militar. Lo describen como un político guerrero, maquiavélico, que planeaba su estrategia, lo describen más como a rey que como a un líder de una religión, ya que durante todo su pontificado demostró que consiguió mucho más por las armas que con la excomunión.

Nació en Albissola, el 5 de diciembre de 1443, su nombre era Giuliano della Rovere, era sobrino del papa Sixto IV, y fue educado por los franciscanos, poco después que su tío ascendiera a la silla de San Pedro, Giuliano fue nombrado obispo de Carpentras, en Francia.  Y antes de regresas a Roma a comienzos de 1482, obtiene ocho obispados y el arzobispo de Aviñón, demostrando su habilidad y adquiriendo gran influencia en el colegio cardenalicio. Antes de su vida en el clero tuvo 3 hijas ilegitimas.

Fue elegido como papa el 1 de noviembre de 1503 y adopta el nombre de Julio II. Destinó  grandes esfuerzos con el fin de recuperar los feudos de la iglesia, intentando unificar Italia bajo la dirección de la Iglesia. En febrero de 1505, emite un documento en  el cual declara que cualquier elección pontificia que contenga simonía es considerada nula. En septiembre de 1506, Julio II haciendo acto de presencia condujo un ejército eclesiástico en contra de los Borgia y excomulga a Giovanni Bentivoglio que amenazaba a la Santa Sede.

En diciembre de 1508, formo con la mayoría de los reinos europeos la Liga de Cambray, con el propósito de acabar la república de Venecia y esto lo logró en la derrota que le proporcionó a Venecia en la batalla de Agnadello en mayo de 1509, sin embargo esto no puso el fin de Venecia ya que tras llegar a un acuerdo de devolver los territorios robados, firmo la paz con dicha república.

El papa julio se vio sumergido en numerosas batallas por retomar el control de la Santa Sede, e imponer el poder de la iglesia, pero ya se estaba tornando esto como un ciclo de batallas sin fin, y ya se presentaban de nuevo conflictos por la toma de territorio de los franceses y los españoles. El papa julio murió en febrero de 1513 sin poder solucionar estos problemas que se le presentaban.