Saltar al contenido

Oración a San Julio I Papa

oracion a san julio I papa

Julio I fue el papa de la iglesia católica N°35, estuvo a cargo de la sede en Roma desde el año 337 hasta el 352. Durante su papado, enfrentó los constantes ataques de las herejías y de los arrianos, defendió con esmero la fe del Concilio de Nicea, y organizó el Concilio de Sárdica. Su festividad litúrgica se conmemora el día 12 de abril.

Julio nació durante el siglo III, era hijo de un ciudadano romano influyente de nombre Rústico. Se conocen pocos datos de su vida antes de ser electo como papa. Tras 4 meses de ausencia de Sumo Pontífice luego de la muerte del papa Marcos, el día 6 de febrero del año 337, Julio I es consagrado como Obispo de Roma.

Durante su mandato, Julio I convocó a un concilio en el otoño del año 341, al que acudieron cerca de 50 obispos, para pronunciarse en relación a la amenaza que representaban los arrianos que con su avance habían perdido a muchos fieles, condenando y quitando a los obispos según sus intereses.

Esto sucedió a raíz de la muerte del emperador Constantino I el Grande; sus hijos se repartieron el imperio, siendo que Constante en Occidente era católico y Constancio II en Oriente era arriano, este último llevo a cabo una nueva persecución en contra de la iglesia.

Por otro lado, el papa Julio I fijó la fecha del 25 de diciembre como solemnidad de navidad para la iglesia de occidente, quedando el 6 de enero establecida como la fecha de la Epifanía del Señor. Esta fecha fue electa en vista de que en el calendario juliano el solsticio de invierno ocurría ese día, y era una festividad de muchos pueblos del norte, vista como el renacer de un nuevo ciclo de vida, con lo cual se celebraría el nacimiento del Hijo de Dios.

Julio I también participo en la redacción de escritos eclesiásticos importantes que forman parte de los archivos de la Santa Sede. Por su gran labor por la iglesia se le venera como santo prácticamente desde su muerte, la cual ocurrió el 12 de abril del año 352. Se sepultó en las catacumbas de Calepodio en la Vía Aurelia; más tarde se trasladaron sus restos a la iglesia de Santa María de la Trastevere, construida bajo su mandato.