Saltar al contenido

Oración a Juan XXI

Juan XXI fue el papa de la iglesia católica N° 187, su pontificado apenas duró un año, desde 1276 hasta 1277. Se trataba de un papa médico, el primero en ser reconocido con tales conocimientos; entre sus acciones estuvo el revocar las reglas para la elección papal en el cónclave, un intento infructífero por promover una cruzada, y la organización de una misión evangelizadora en tierras musulmanas. Su memoria se recuerda el 20 de mayo.

Juan XXI nació alrededor del año 1215 en la ciudad de Lisboa del reino de Portugal, su nombre era Pedro Julián. Se dice que su padre era médico, por ello se interesó por estos conocimientos. Cursó estudios en la escuela episcopal de la Catedral de Lisboa, y posteriormente se trasladó a la Universidad de París para continuar estudiando medicina, teología, filosofía, matemática, y física, además de conocer las directrices de filósofos griegos como Aristóteles.

Entre sus primeros cargos religiosos se desempeñó como concejal y portavoz del rey Alfonso III de Portugal, luego fue Prior de Guimarães. Entre otros cargos, fue nombrado archidiácono de Vermoin en la arquidiócesis de Braga, y llegó a ser el Maestro de la Escuela de Lisboa. Bajo el mandato del papa Gregorio X, fue designado como médico personal del papa. En este período publicó un tratado de medicina, Thesaurus pauperum.

En junio del año 1273 el papa Gregorio X lo designó como cardenal obispo de Tusculum. Luego de la muerte del papa Adriano V, el cardenal Pedro es elegido como sucesor el 8 de septiembre del año 1276, siendo coronado el 20 de septiembre, cuando pasa a tomar el nombre de Juan XXI.

Entre sus primeras acciones, lanzó el decreto Licet felices recordationis,  para revocar la bula aprobada en el II Concilio de Lyon (1274) sobre las reuniones del cónclave, para flexibilizar las restricciones sobre el encierro y la privación de alimentos mientras no se llegara al acuerdo en la elección del papa.

Juan XXI buscó promover una cruzada para recuperar Tierras Santas en el oriente, pero no consiguió el apoyo necesario; se interesó por mantener la paz y unificar la iglesia oriental, por ello organizó una misión para la evangelización de los tártaros.

La muerte le sorprendió trágicamente. El 14 de mayo de 1277, el papa Juan XXI se encontraba en un anexo especial que el papa había mandado a construir en el Palacio de Viterbo para trabajar y estudiar medicina; el techo de la estructura se derrumbó sobre él, quien fue rescatado de los escombros gravemente herido, falleció el 20 de mayo. Su cuerpo se sepultó en la catedral de Viterbo.