Saltar al contenido

Oración a Jose Gregorio Hernandez para pedir el descanso de un difunto

dr jose-gregorio-hernandez

Oración a Jose Gregorio Hernandez para pedir el descanso de un difunto

Venerable y amadísimo hombre y servidor Jose Gregorio Hernandez, en tus sagradas manos entrego el alma de (nombrar el difunto) quien ha sido llamado de este mundo a la vida eterna, la voluntad divina así lo ha dispuesto; suplica poderoso hombre de Dios para que su alma sea recibida con prontitud en la morada eterna creada por el Padre para quienes le amaron e hicieron su voluntad.

En la tierra han de descansar su despojos mortales, según lo dispuesto por el Creador, ruego con fe y humildad la mediación de ti oh amadísimo servidor Jose Gregorio Hernandez para que su alma inmortal alcance misericordia y sea recibida en la plenitud eterna al lado del Padre quien conforme a su promesa le ha preparado una mansión para su felicidad eterna.

Jose Gregorio Hernandez, intercesor y mediador, que sus buenas obras sean presentadas al Padre para que por medio de ellas las puertas del cielo le sean abiertas, su nombre quede escrito por siempre en el cielo y pueda gozar con los ángeles, los santos y la Trinidad santa del premio eterno pensado para todos los que le aman.

Te ruego Jose Gregorio Hernandez intercedas para que sus faltas y su omisión sean olvidados, no sean vistos ante el Creador, si él no es merecedor del premio eterno, ponte en medio del Padre para que por los méritos de tu santidad y buenas obras en esta tierra, sus faltas le sean perdonadas, sean purificados sus pecados y su nombre nunca sea borrado del libro de la vida.

Gracias venerable servidor Jose Gregorio Hernandez porque tu obra en la tierra ha sido bendición para muchos; gracias porque desde el cielo sigues tu obra de intercesión, sigue brillando para el bien de quien te ruega y brillara por siempre, intercede por el alma de quien en esta oración pongo en las manos del Todopoderoso para que entre en el descanso eterno y viva en la plenitud donde todos los santos se habrán de reunir para el banquete eterno. Amen.