Saltar al contenido

Oración a Inocencio VI

inocencio vi papa

Inocencio VI fue el papa de la iglesia católica N° 199, estando en la cabeza de la Santa Sede durante los años de 1352 y 1362. En este período, el quinto pontificado de Aviñón, el pueblo romano se debatía entre revueltas populares que desorganizaron los estados pontificios, siendo necesarias varias intervenciones militares para reestructurarlos; también se produjeron reformas políticas y administrativas importantes dentro de la iglesia católica. Su memoria es recordada el 12 de septiembre.

Inocencio VI, quien nació como Etienne Aubert, era natural de la aldera de Les Monst, en la diócesis de Limoges en Francia, proveniente de una familia influyente. Se hizo de una excelente formación en derecho canónico en la Facultad de Toulouse, convirtiéndose en un destacado jurista y ejerciendo importantes cargos.

Fue archidiácono de Cambrai, de Brabante, de Sauvigny, arcipreste de Laurac, y prior de Rouvignac. Se le consagró como obispo de Noyon en 1338, y luego sería encargado de la sede de Clermont de Auvernia en el año 1340.

Durante un tiempo, fue consejero de Felipe VI. En 1342 se le nombra cardenal presbítero de San Juan y San Pablo, y diez años más tarde, ocupa el cargo de cardenal obispo de Ostia y Velletri. Tras el fallecimiento del papa Clemente VI, el conclave se reúne en el palacio de Aviñón el 16 de diciembre de 1352; dos días más tarde resulta electo el cardenal Etienne, quien toma el nombre de Inocencio VI.

La sede papal que radicaba en Aviñón desde hace varios períodos, había despertado revoluciones y revueltas en Roma, donde se vivía una especie de anarquía. El papa Inocencio VI designó al cardenal Gil Álvarez de Albornoz quien partió con dos expediciones militares (1353-1357 y 1358-1367) para calmar los levantamientos. Consiguió restablecer el poder del papa sobre la ciudad y reorganizar los Estados Pontificios.

Inocencio VI también intervino para que Francia e Inglaterra, quienes estaban en la Guerra de los cien años (iniciada en 1337), firmaran el acuerdo de paz en el tratado de Brétigny.

Este pontífice se encargó de reformar la administración de la iglesia, prohibiendo el acumular cargos y beneficios, estableció que los obispos deben estar presentes en sus diócesis, y procuró limpiar los vicios y costumbres dentro de los miembros del clero.

El papa Inocencio VI falleció el 12 de septiembre del año 1362.