Saltar al contenido

Oración a Inocencio IV

Inocencio IV fue el papa de la iglesia católica N°180, cuyo mandato ocupó los años entre 1243 y 1254. Luego de tres años de la silla papal estar vacante, se produjo la elección de este pontífice, quien mantuvo la posición de defender a la iglesia como autoridad superior a la de cualquier gobierno, por tanto fue un período de conflicto con Federico II y sus descendientes, el papa buscó estrategias para aliarse con otros gobernantes europeos y desprenderse de la soberanía del emperador alemán, también hizo varias reformas en la iglesia, entre ellas aprobó los métodos de tortura en la inquisición. Su memoria se recuerda el 7 de diciembre.

Inocencio IV nació en el año 1185 en el pequeño pueblo italiano de Manarola, su nombre de cuna era Sinibaldo dei Fieschi, perteneciente a la noble familia de los Condes de Lavagna. Cursó estudios en Parma y Bolonia, donde permaneció por algún tiempo como profesor de derecho canónico.

En la iglesia, Sinibaldo desempeño importantes cargos, cardenal presbítero de San Lorenzo (1227), vice-canciller de Roma (1228), consagrado como Obispo de Albenga (1235), y legado papal al norte de Italia. Luego de tres años sin tener un sucesor para el papa Celestino IV, el cardenal Sinibaldo fue electo el 25 de junio del año 1243, adoptando a partir de entonces el nombre de Inocencio IV.

El rey Federico II quien buscaba conciliarse con la iglesia, en aquel momento tenía el control de todos los alrededores de la ciudad de Roma incluyendo los Estados Pontificios. Éste envió delegados ante el nuevo papa Inocencio IV para establecer un acuerdo de paz; el papa Inocencio IV impuso al gobernante reconocer los prejuicios de sus acciones y respetar la autoridad de la iglesia sin pretender influenciar. Finalmente, ambos llegaron un acuerdo el 31 de marzo de 1244.

Las posesiones de la iglesia fueron restauradas, se liberaron a los clérigos presos, y se recuperaron los estados pontificios. Para mayor seguridad, Inocencio IV se trasladó a Lyon donde convocó el 2 de enero del 1245 un concilio, y sintiéndose apoyado acusó al emperador y depuso sus títulos, seguidamente declarando el poder de la iglesia superior.

En 1249, Inocencio IV ordenó una cruzada en contra del rey, quien fallece en diciembre del siguiente año, quedando en el trono su hijo Conrado IV, contra quienes también se opuso. El papa recuperó Sicilia en 1253; buscó alianzas con Francia e Inglaterra pero al no conseguir apoyo, perdió el territorio en 1254.

En cuestiones eclesiásticas, en el año 1252 el papa Inocencio IV aprobó la posibilidad de tortura en los tribunales de Inquisición para obtener la confesión de los acusados.

El papa Inocencio IV falleció en Nápoles el 7 de diciembre de 1254.